CINE BRASIL

Brasil regresa a Madrid con Novocine, su mejor cine gratis

Brasil vuelve a Madrid en la XII edición de Novocine, una muestra de su mejor cine del año, con el único objetivo de acercar su cultura a la sociedad española, un reto al que los organizadores se enfrentan con la incógnita de lo que sucederá en el futuro, con Jair Bolsonaro en el Gobierno.,La muestra, que se proyecta gratis en el Palacio de la Prensa de Madrid, se inaugura el próximo jueves día 15 con "Antes que eu me esqueça", ópera prima del cineasta Tiago Arakilian, que

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 16:33

Brasil vuelve a Madrid en la XII edición de Novocine, una muestra de su mejor cine del año, con el único objetivo de acercar su cultura a la sociedad española, un reto al que los organizadores se enfrentan con la incógnita de lo que sucederá en el futuro, con Jair Bolsonaro en el Gobierno.

La muestra, que se proyecta gratis en el Palacio de la Prensa de Madrid, se inaugura el próximo jueves día 15 con "Antes que eu me esqueça", ópera prima del cineasta Tiago Arakilian, que hoy ha visitado Madrid para apoyar el festival, y ofrece otras seis cintas más, hasta el jueves 22, todas ellas estrenadas en 2017.

Se trata de "Malasartes o duelo com a morte", de Paulo Morello; "Bingo, o rei das manhás", de Daniel Rezende; "Aos teus olhos", de Carolina Jabor, "Alguma coisa assim", de Emir Filho y Mariana Bastos; "O filme da minha vida", de Selton Mello, y "Prazça Paris", de Lucía Murat, que se verán de dos en dos cada día.

Además, antes de las proyecciones se sorteará un billete de avión para dos personas Madrid-Recife entre los asistentes.

Brasil batió el año pasado su récord de películas estrenadas, con 153, y este año es posible que lleguen a las 180 cintas producidas, unos esperanzadores datos que ha aportado Arakilian y que el realizador relaciona con el esfuerzo del gobierno en los últimos años. Pero su continuidad hoy "es una incógnita".

El cineasta explica que hace cinco años que las producciones audiovisuales para la televisión pagan una tasa que va de los 300 a los 2.500 reales (entre 70 y 600 euros) -la publicidad, el máximo-, que ingresa en un fondo que repercute directamente al cine el 50%, el Fondo Sectorial Audiovisual, que el año pasado alcanzó 600 millones de reales (unos 150 millones de euros).

"Pero la sociedad brasileña no sabe cómo funcionan estos mecanismos y se les empezó a desinformar, fomentando el odio popular a todo lo que significa cultura", explica Arakilian.

"Este gobierno ha hecho una propaganda cruel en contra de la cultura para ganar las elecciones", afirma el realizador, convencido no obstante de que "no llegará la sangre al río", ya que la industria audiovisual brasileña "devuelve cuatro dólares por cada dólar invertido".

Brasil, apunta Arikilian, vive una realidad "muy diferente" a la española: más del 80 por ciento de las familias ganan en conjunto una media de 750 euros, así, "¿quién piensa en ir al cine, con esos sueldos?", se pregunta, al tiempo que explica que la televisión es muy potente -hay 300 canales- y es el medio por el que el cine brasileño "comienza la relación con su público".

"La sociedad ha cambiado mucho en los últimos 20 años, pero creo que todo lo que hemos avanzado ahora, con este gobierno, iremos para atrás. Veo que vienen momentos de lucha para toda la clase artística", se lamenta el cineasta.

"No sabemos cómo será el futuro, pero espero que podamos mantener las iniciativas, la cultura es importante para los países", ha señalado el agregado Cultural de la Embajada de Brasil, Marcelo Koiti Hasunuma, organizador de Novocine, quien ha anunciado que el mismo día 15 se celebrará una jornada de trabajo con productores españoles a fin de potenciar la colaboración entre ambos países.

El brasileño ha realizado una cinta intimista y amable en la que cuenta de un modo poético y muy musical, con una espectacular banda sonora de clásicos interpretados al piano, los últimos días de lucidez de un juez jubilado que se enfrenta a un definitivo cambio de vida.

Aunque "Antes que eu me esqueça" ("Antes de que se me olvide") habla de asuntos muy profundos, la película está contada en tono de comedia sexy y tiene "happy end".

El director, cuya madre regentó un asilo, ha elegido narrar desde "los momentos de lucidez de estos enfermos, durante los cuales hay que darles una calidad de vida".

"La cuestión que yo planteo es cómo hacer esto. Lo fácil es llevarlos a un centro especializado, pero quiero que la gente que vea la película se lo piense dos veces".

Lo más