JAPÓN ARTE

El arte de la caligrafía japonesa y el alfabeto hebreo se unen en Madrid

El tradicional arte de la caligrafía japonesa asume un aire moderno en la exposición "Perajim" que conecta el mundo oriental a la cultura judía en once obras en las que han colaborado dos generaciones de artistas nipones, inaugurada hoy en el Centro Sefarad de Madrid.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:51

El tradicional arte de la caligrafía japonesa asume un aire moderno en la exposición "Perajim" que conecta el mundo oriental a la cultura judía en once obras en las que han colaborado dos generaciones de artistas nipones, inaugurada hoy en el Centro Sefarad de Madrid.

"Perajim" es la palabra en hebreo para flor, una metáfora para el lenguaje, que al igual que las flores, puede surgir en cualquier parte del mundo, ignorando las fronteras o barreras humanas.

"Hemos creado obras utilizando letras hebreas y japonesas de una manera más conceptual. Así la gente puede sentir, mas allá de los idiomas, de las palabras", ha señalado a Efe el artista gráfico japonés Masaaki Hasegawa.

Masaaki, de 31 años, invitó a la veterana Yukei Aoo de 74 para colaborar en la exposición que, con un estilo contemporáneo y colorido, crea un vínculo moderno entre las dos culturas históricamente distantes, a pesar de poseer elementos comunes en su escritura.

Los grandes pliegos de papel japonés, escogidos por su mayor absorción, fueron ilustrados con "kanjis" (ideogramas), pintados con tinta negra, y sirven de base para el trabajo de los artistas que buscan "la abstracción de las letras del alfabeto hebreo".

Con esta conexión entre Japón e Israel surge el arte que toma forma mas allá de los paneles con intervenciones en todos los ambientes del salón, con arte efímero en las paredes de las escaleras y esculturas tridimensionales creadas por Masaaki.

"He intentado usar las esferas porque la mayoría de las obras son muy planas. Quería crear algo 3D para que se pueda tener otro punto de vista. A veces hay que cambiar la mirada", ha explicado el artista.

En una reunión generacional, el artista invitó a Yukei para producir a medias los paneles fijados en el sótano del Centro Sefarad.

La japonesa nunca había trabajado con la cultura judía, la cual estudió en "varios aspectos" desde la historia hasta la caligrafía.

"Encontré dificultad al aplicar el alfabeto hebreo en mi arte. Investigué un poco más sobre las letras más modernas e intenté conectar ese estilo con la caligrafía japonesa", ha dicho Yukei.

La artista espera, a través de esa exposición, incentivar a "la paz global", y ha afirmado que a través de su arte crea una "conexión entre las personas".

Los artistas nipones han subrayado que las fronteras no pueden eliminar el "nexo entre la humanidad", y lo materializan a través del lenguaje.

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar