• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

MUSEO ALTAMIRA

Altamira acoge muestra con pinturas rupestres de la cultura San de Sudáfrica

El centro de investigación de Altamira acoge desde hoy una exposición que recoge imágenes de las pinturas rupestres descubiertas en la cordillera de Ukhahlamba-Drakensberg, en Sudáfrica, así como objetos de la cultura material San, prestados por el Museo Nacional de Antropología.,Bajo el título "Color y poder: arte rupestre de cazadores recolectores San en Ukhahlamba-Drakensberg", la exposición presenta algunas de las imágenes más ilustrativas de las cerca

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:29

El centro de investigación de Altamira acoge desde hoy una exposición que recoge imágenes de las pinturas rupestres descubiertas en la cordillera de Ukhahlamba-Drakensberg, en Sudáfrica, así como objetos de la cultura material San, prestados por el Museo Nacional de Antropología.

Bajo el título "Color y poder: arte rupestre de cazadores recolectores San en Ukhahlamba-Drakensberg", la exposición presenta algunas de las imágenes más ilustrativas de las cerca de 40.000 pinturas rupestres polícromas documentadas y halladas en aproximadamente 600 localizaciones.

Este arte, realizado desde hace unos 3.000 años hasta mediados del siglo XVIII por los pueblos cazadores recolectores San, llevó a la provincia de KwaZulu-Natal, en Sudáfrica, a ser declarada Patrimonio Mundial por Unesco en el año 2000, según recuerda el Museo de Altamira en un comunicado.

Según explica, la muestra es fruto de la colaboración entre la Rock Art Network, grupo de trabajo creado por el Getty Conservation Institute, y la Bradshaw Foundation, que agrupa a expertos e instituciones culturales encargadas de la promoción, protección y conservación del arte rupestre a nivel mundial.

Más de la mitad de estas pinturas corresponden a figuras humanas, las primeras fueron realizadas probablemente hace 3.000 años, y se representan en grupo o de manera individual, de pie, sentadas, caminando, corriendo o bailando.

Además, un tercio de las representaciones son de animales y otras imágenes incluyen escenas de la vida cotidiana, objetos de la cultura material, como arcos escaleras, palos o bolsas, así como de las creencias de estos pueblos de cazadores-recolectores.

Además, las representaciones del arte rupestre San se ven materializadas a través de las piezas de la colección del Museo Nacional de Antropología presentes en la muestra que se exhibe en Altamira, tales como la caza a través del arco, el carcaj y las flechas.

Junto a ello, hay imágenes de adornos personales, símbolo de prestigio de las sociedades San, con colgantes y pulseras con cuentas ensartadas con pelo de elefante; o aquellos objetos ligados a la vida cotidiana, como la botella de corteza de calabaza cuya forma determina su uso por parte de los altos dignatarios.

La muestra se exhibirá en Altamira hasta finales de año, y con ello el museo se pronuncia una vez más a favor de la revalorización y sensibilización de la ciudadanía por los valores y universalidad de los Sitios que conservan bienes excepcionales y que son testimonio visual de la historia de la humanidad.

Para la directora del Museo de Altamira, Pilar Fatás, los sitios con arte rupestre "cuentan la historia de aquellos lugares que vieron nacer el arte, el amanecer de los primeros esfuerzos artísticos".

La exposición ha sido comisariada por el arqueólogo sudafricano de la Universidad de Newcastle Aron Mazel, y coordinada por la directora del Museo de Altamira.

Según detalla el centro, el título de la muestra "Color y poder" traduce el sentimiento de pinturas que evocan, en algunos casos, el comportamiento ritual de los chamanes San, que creyeron extraer de las figuras animales su poder, con el que fortalecían sus experiencias de trance.

Lo más