También en directo
Ahora en vídeo

J. L. RESTÁN | LÍNEA EDITORIAL

Ignacio Echeverría: el valor de la dignidad humana

 De las cosas que ocurren en la vida, pocas conmueven tanto como el comportamiento heroico de una persona que arriesga su vida por salvar a otra. Este es el caso del joven Ignacio Echeverría, asesinado por los terroristas que cometieron el reciente atentado de Londres cuando trataba de socorrer a una mujer apuñalada en plena calle, donde el joven paseaba con su monopatín. Todo ser humano lleva en su ADN la generosidad y la solidaridad con el que sufre, sostenida en este caso por firmes convicciones religiosas y morales. Pero hace falta un gesto último de libertad que no puede darse por supuesto. La valiente gesta de Ignacio, en el fondo tan humana, ha ofrecido al mundo un contraste aleccionador con la violencia yihadista, cuyo objetivo es sembrar el terror para anular la libertad. 

Se ha dado además una circunstancia que ha acentuado la conmoción natural por las causas de su muerte: el incomprensible silencio mantenido por las autoridades británicas durante la identificación de las víctimas del ataque terrorista, que ha llegado al extremo de negar a los familiares, durante cinco largos días, la posibilidad de identificarlo cuando se le daba por desaparecido. 

El nombre de Ignacio ha quedado ya grabado en la conciencia de todos los españoles de bien, como un ejemplo de los valores humanos en los que nuestra sociedad desea reconocerse aunque muchas veces no encuentre la forma de sosteneros. El heroísmo de Ignacio tiene sus raíces en que conocía bien cuál es el sentido de la vida, la responsabilidad y la dignidad de la persona.           

  • authors and signature:lista con un numero insuficiente de elementos

  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado