También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Consejos

Vuelta al cole con salud

Es importante prestar especial atención a la dieta, a la salud física y mental, a la higiene postural, a la carga de las mochilas o a las normas de circulación, entre otras cosas

Septiembre es el momento de organizar la vuelta al cole de los más pequeños: compra de libros, material escolar, ropa o uniformes, elección de actividades extraescolares… Los padres ya se han ocupado de todo eso y ahora los niños están sentados en sus aulas. Pero si además se presta atención a otros detalles, tendrán una vuelta al cole con salud.   Hay varios aspectos a tener en cuenta: uno, cuidar la espalda por eso las mochilas deben llevar sólo el peso necesario. También es importante el lugar donde hacen los deberes, atendiendo a la iluminación o la higiene postural: “El peso máximo de la mochila no tiene que superar el 10% del peso corporal del niño. Además, debe llevarla sobre los dos hombros y pegada a su espalda y si usa carrito éste tiene que ir por delante o con el asa a la altura de la cadera. El lugar dónde hace los deberes tiene que tener suficiente luz y facilitar una postura correcta mientras esté sentado: lo más atrás posible en la silla, con los pies apoyados en el suelo y con las rodillas a la misma altura que las caderas”, detalla Laura Pérez Arcones, técnico del Servicio Territorial de Salud Pública número 6 de la consejería de Sanidad.   Siempre hay que cuidar la dieta de los pequeños, pero con la vuelta al cole más si cabe. Si comen en el colegio es importante saber el menú para complementarlo con la merienda y la cena. Y sobre todo, que el desayuno y el almuerzo sean lo más completos posible. “Leche, cereales, pan con aceite de oliva, mejor si es integral, galletas, bollería casera, fruta fresca de temporada, e incluso huevos o productos cárnicos, son ideales para el desayuno. El 25% de las necesidades energéticas deberían estar cubiertas  con el desayuno y almuerzo, ya que es por la mañana cuando se realiza la mayor parte de la actividad diaria. La dieta ha de ser variada y rica en legumbres, verduras y frutas sin olvidar  que llevar una dieta sana nunca ha querido decir gastar más dinero”, añade la técnico. Comer sano es fundamental. Sin embargo, los beneficios que obtenemos por ello son menos si no mejoramos también la forma física y mental. Es imprescindible evitar la vida sedentaria y crear un clima positivo para incorporar la actividad física en la rutina diaria familiar entre padres e hijos: “Ir y venir al cole u otras actividades andando o en bicicleta, siempre que sea posible, organizar actividades de ocio familiar y si es posible que éstas se realicen al aire libre, dedicar parte del tiempo de ocio de los hijos en actividades en grupo y la realización de alguna actividad deportiva son algunnas recomendaciones. Los menores deberían realizar un mínimo de 1 hora diaria de actividad física de intensidad moderada”. Compañeros casi inseparables en esta vuelta al cole, los piojos. No se pueden prevenir y no es aconsejable utilizar productos hasta que los niños no los tengan. Lo único que se puede hacer es revisar de manera regular el pelo e insistir para que no compartan gomas, cintas o gorros.   Por último, es fundamental cumplir las normas de circulación en los traslados a los centros: uso del cinturón de seguridad, de los sistemas de fijación infantiles, las protecciones cuando se circula en bicicleta y el sentido común. De nada sirve que le digamos a un niño que no cruce con el semáforo en rojo o por el medio de la calle, sin utilizar los pasos de peatones, si no damos ejemplo.