También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Colmenarejo

La empresa Julián de Castro cumple un siglo

Con varias líneas de autobuses y casi cinco millones de usuarios al año, le avalan numerosos premios a la calidad del servicio
Nuevo autobús híbrido de la empresa Julián de Castro
Nuevo autobús híbrido de la empresa Julián de Castro

De 

La Empresa de Autocares Julián de Castro, con sede en Colmenarejo, celebra en este 2013 su Centenario.   Con una flota de 83 vehículos que de media no superan los cuatro años de antigüedad y 127 personas a su cargo, sus autobuses desplazan a diario a 18.000 viajeros… millones de historias a cuestas desde que en 1913 los abuelos de los actuales propietarios fundaran la empresa.   “Mi abuelo Marcos empieza a atender la demanda del transporte entre Galapagar y Torrelodones. Hay mucha gente que nos pregunta por qué prestábamos el servicio desde Galapagar a la estación de tren de Torrelodones estando más cerca el apeadero de La Navata y es porque no había puente que cruzara el río. Ese transporte se hacía con tracción de sangre, que se llama, y medios que se llaman jardineras, que son unos carruajes con faldones para llevar principalmente difuntos y mercancías”, dice Julián de Castro Sanz, recordando los inicios de esta empresa.   Y es que el servicio se prestaba con coche de caballos. No fue hasta 1924 cuando se compró el primer automóvil. Fallecido Marcos de Castro, su viuda fue autorizada en 1939 para establecer un servicio entre Madrid y la estación de Torrelodones. Unidos los dos servicios, completarían la Línea Madrid-Torrelodones-Galapagar-Colmenarejo.   Julián de Castro Greciano heredaría los derechos y conseguiría para la empresa un prestigio social y empresarial, impregnándola de su peculiar personalidad. Conducía el autobús y sabía el nombre de cada viajero. Así pudo conocer, en los años 30, a María Magdalena Concepción Sanz, una asturiana que llegó a vivir a Colmenarejo y a la que trasladaba a estudiar a Madrid cada día, quien a la postre se convertiría en su esposa.   Ésa es, de todas las historias que ha vivido la empresa en este siglo, la que más le gusta al actual propietario, Julián de Castro Sanz, quien ha continuado la tradición y ha convertido a “Autocares Julián de Castro” en la compañía de vanguardia que hoy es en su sector.   En 2011 renovó 7 de los autobuses de su flota, con un desembolso de 1’9 millones de euros, y acaba de presentar el primer autobús híbrido para el corredor de la A-6, cubriendo la línea entre Colmenarejo y el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda.   Y no sólo se invierte en medios técnicos y materiales, también en capital humano, la clave de su éxito. “No solo conocemos a todos los conductores, también a sus mujeres y sus hijos. Nos cuentan los problemas del día a día en el trabajo, pero también cosas personales. Y apostamos por ellos. A diferencia de otras empresas, dedicamos muchas horas a la formación con cursos de atención al cliente, mecánica y hasta primeros auxilios”, apunta Marcos Arenas, director de Calidad de la empresa.   El éxito de “Autocares Julián de Castro” lo avala no sólo el número de usuarios, con casi cinco millones de viajeros al año, sino los reconocimientos que ha recibido, el último, el premio “Turismo de Calidad” en FITUR el pasado mes de enero por su esfuerzo en la mejora continua de los servicios en el sector turístico.   En 2012 recibía un galardón en el X Congreso Internacional de Prevención de Riesgos Laborales así como el Premio a la Mejor Empresa del Año en el Transporte Regular, un galardón a nivel nacional que la distingue por la calidad del servicio que presta a los viajeros de la Sierra del Guadarrama, conectando las localidades de Galapagar, Collado Villalba, Colmenarejo, Las Rozas, Majadahonda, Torrelodones y Valdemorillo.  

Lo más visto