También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID

Un variado Daniel Menes se gana la repetición

El novillero madrileño, que debutaba este domingo en Las Ventas, cortó una oreja. Interesante novillada de Sepúlveda en su regreso a Madrid.
Derechazo de Daniel Menes al primer novillo de Sepúlveda al...
Derechazo de Daniel Menes al primer novillo de Sepúlveda al que le cortó una oreja. LAS-VENTAS.COM

Tarde de debuts y regresos a Las Ventas. Tarde de calor sofocante en Madrid, para replantearse los horarios de cara al nuevo pliego, porque sentarse en los tendidos venteños en tardes así está solo al alcance de los muy aficionados o guiris despistados. Trenzaban su primer paseíllo en Madrid José Manuel y Daniel Menes y regresaba Curro Durán tras su actuación a comienzos de temporada. También volvía una ganadería clásica del Madrid de los 90, Sepúlveda de Yeltes. Hechuras 'atanasias' en algunos de los ejemplares aunque con el refresco de Domecq para reverdecer unos laureles que hoy dieron sus frutos. Novillada variada, con fondo de casta y nobleza en su mayoría. Quien aprovechó la oportunidad y se ganó el derecho a repetir en una de las dos novilladas que cerrarán el mes de julio fue Daniel Menes. El hijo del mayoral de la Venta del Batán, alumno de la Escuela 'Marcial Lalanda', fue todo ganas. Ilusión de debutante y oficio de novillero que comienza. Algo a lo que muchas veces echábamos en falta con chavales tan preparados y cuajados que parecen toreros con décadas de alternativa.A Daniel se le pudo poner en el debe de su primera actuación ese escaso rodaje y la falta de unidad en su faena. Pero no su tremenda decisión por agradar y la variedad en las suertes 'made in Batán'. Recibió al novillo de rodillas con el capote a la espalda, quitó después por crinolonas y replicó por faroles a otro quite de José Manuel por lopecinas. Muleta en mano, aprovechó el buen pitón derecho del novillo de Sepúlveda para hilvanar una primera tanda en redondo con ligazón aunque sin excesivo ajuste. Después llegaron las desigualdades y el escaso acoplamiento al natural. Pero una estocada desprendida de efectos fulminantes hizo que se desatase una petición de oreja que el palco atendió.Con todo a favor, Menes sorteó al ejemplar de mayor nobleza y clase del encierro de Sepúlveda. De nuevo estuvo variado en las suertes capoteras, pero a la faena de muleta le restó méritos la falta de temple y pulso. Hubo excesivos enganchones por ambos lados. Pese a algún muletazo de buen trazo, al final quedó la sensación de no terminar de cuajar al novillo. Pese a todo, la empresa tiene en su mano volver a repetirle a finales de mes. Se lo ha ganado con creces.La novillada de Sepúlveda comenzó con un buen ejemplar que aunó prontitud y encastada movilidad. Humilló y siempre tuvo intención de coger con celo los engaños de un voluntarioso José Manuel. El murciano, que debutaba en Madrid, recibió al novillo con una larga en el tercio, banderilleó con facultades y trenzó después una faena de más a menos. Hubo firmeza de plantas pero escasa conexión con los tendidos.El cuarto completó un buen lote para José Manuel. Tuvo exigencia el utrero del hierro salmantino y sacó también movilidad. El de Alquerías no solventó con mando la embestida del novillo, que se rebrincó cuando fue a su aire. Con la espada y el descabello se atascó tanto que llegó a escuchar dos avisos.Curro Durán se fue hasta la puerta de chiqueros para recibir a su primero a portagayola. El novillo fue un ejemplar muy bajo de raza que siempre tendió a quedarse en la mitad de las suertes. El utrerano firmó una faena larga pero de escaso lucimiento artístico. El quinto fue un torito, por hechuras, pitones y kilos. Novillo exigente que se empleó en el caballo y llegó al último tercio con pies y mucho que torear. Durán no volvió la cara pero no terminó de domeñar las temperamentales embestidas de su oponente.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid, domingo 3 de julio de 2016. Un quinto de plaza.

Novillos de Sepúlveda de Yeltes, bien presentados y de juego variado. Encastado el primero; soso y a menos el reponedor segundo; humillado y encastado el tercero, aplaudido; noble aunque un punto rebrincado el cuarto; exigente y encastado el quinto; noble y enclasado el sexto.

José Manuel, que debutaba en Madrid, silencio y silencio tras dos avisos.

Curro Durán, silencio y silencio.

Daniel Menes, que debutaba en Madrid, oreja y silencio.

Lo más visto