También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID

Una faena de Garrido y un toro de Fuente Ymbro

José Garrido se deja con los aceros un trofeo de peso y El Fandi no termina de cuajar un buen toro.

Derechazo mandón de José Garrido al tercer toro de Fuente...
 Derechazo mandón de José Garrido al tercer toro de Fuente Ymbro lidiado este miércoles | ARJONA | PLAZA 1

No habíamos visto que el cuarto toro pudiese meter la cara como lo hizo en el inicio de faena. Sin romper en los primeros tercios, el de Fuente Ymbro descolgó y persiguió con celo y humillación la muleta de El Fandi cuando éste se puso de rodillas para comenzar el trasteo. Ya en pie, el toro tuvo un gran pitón derecho. Con clase, repetición y colocando la cara perfectamente. El torero de Granada realizó una faena correcta, muy templada, muy técnica. Pero aquello no pellizcaba. No se remataba nada ni se ajustaba el torero. Ya había quien tomaba partido por el toro. Al natural el pupilo de Fuente Ymbro no era tan claro, pero aún así tuvo una tanda aprovechable. El Fandi tuvo que recurrir a unas manoletinas de rodillas para intentar conseguir lo que en otras plazas le vale para amarrar las orejas. Pero en Madrid no valió. La espada cayó desprendida y pese a que se pidió la oreja, el presidente consideró que no había mayoría.

El poco feeling entre palco y Fandi ya se había iniciado en el abreplaza. David marró a la hora de colocar el tercer para banderillas. Un palo al suelo y otro al costillar. Cogió un cuarto par pero presidente denegó la posibilidad. Cariacontecido, el torero junto a parte del público no entendieron la decisión. Muleta en mano e imbuido en un bucle melancólico, David no se dio mucha coba cuando el de Fuente Ymbro acrecentó su mansa condición.

Fue en el tercero cuando la tarde se calentó de verdad. El de Fuente Ymbro salió áspero. Sus movimientos eran exigentes. Sabiendo siempre lo que había a su alrededor. No dudó José Garrido. En los medios por estatuarios. Firme la planta como base de la faena que siempre fue a más. Fue rompiendo hacia adelante al toro a base de mandar siempre sobre su voluntad. El engaño por delante, seguro el toque y largo el muletazo. Al natural hubo una tanda de gran ajuste y expresión. Rotunda. Como el final por bernadinas, las últimas cambiando el viaje al toro. Con la plaza entregada, el extremeño dejó un pinchazo hondo y marró en el primer golpe de verduguillo. La posibilidad de puntuar se esfumó.

El desclasado sexto no dejó opciones a Garrido. Expuso el torero, pero no tuvo recompensa por parte del toro, que siempre tendió a quedarse en las espinillas del torero.

Quien se estrelló con un lote infumable en su primer paseíllo isidril fue Miguel Ángel Perera. Estrechito de sienes, mostrando las puntas y acodado de cuerna fue el castaño que saltó en segundo lugar. Muy ‘jandillón’ el de Fuente Ymbro. El toro pareció desplazarse mejor por el pitón izquierdo en los primeros tercios. Sin embargo, cuando tocó la hora de embestir a la muleta de Perera aquello empeoró. Andarín, sin ritmo, entrega, ni clase en sus viajes, el toro no regaló ninguna embestida potable. Se puso por los dos pitones el extremeño sin suerte y lo liquidó de un feo espadazo caído.

El quinto fue un ‘barrabás’. Siempre pendiente de la anatomía de Miguel Ángel, éste abrevió cuando vio que aquel pozo estaba seco.


FICHA DEL FESTEJO 

Madrid, miércoles 17 de mayo de 2017. 7ª de Feria. Tres cuartos largos de plaza.

Toros de Fuente Ymbro, de desiguales hechuras. Serios y astifinos los cuatro primeros y más terciados los dos últimos. Exigente y con fondo el tercero y de un gran pitón derecho el cuarto. El resto, deslucidos por su falta de casta. Peligro el quinto.

El Fandi, silencio y saludos.

Miguel Ángel Perera, silencio y silencio.

José Garrido, saludos tras aviso y silencio tras aviso.

Lo más visto