También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
#SanIsidroCOPE

REVISTA DE PRENSA: Un soberano y unánime aburrimiento

Consulta las principales crónicas publicadas sobre el vigésimo segundo festejo de la Feria de San Isidro.

ctv-pdh-revista

“Un pestiño que al menos fue breve”, por Sixto Naranjo (COPE.ES)

Lo que mal empieza, mal acaba. Aunque el petardo de corrida de Juan Pedro al menos fue breve. Se presentía desde el mediodía cuando llegaron ecos de problemas de corrales. Mucho tardó en llegar el mail con los datos del sorteo. Mala espina con tanta espera. Lo presentido se cumplió después. La corrida del hierro sevillano fue un muestrario de toros flojos, afligidos, sin entrega… nada de nada. De los cinco aprobados, ninguno mostró algún resquicio al que agarrarse. Ni los titulares ni el remiendo de Juan Manuel Criado.

“La triste historia de los toros mortecinos”, por Andrés Amorós (ABC)

La corrida de Juan Pedro no se lidia completa sino remendada por un toro de Juan Manuel Criado. No es buen comienzo. Lo peor viene luego: la desesperante flojera y sosería de los toros impide cualquier lucimiento, cualquier emoción.

“El bluf que se veía venir”, por Zabala de la Serna (EL MUNDO)

Comienza aquí la crónica de un castañazo monumental y presentido. Cómo sería que, aun siendo breve la función, o la defunción, a las dos horas exactas, las 24.000 almas que habían abarrotado Las Ventas para deleitarse con el regreso de Manzanares después de Dalia y la vuelta de Cayetano tras cinco años de ausencia huían como de la peste. Tal fue la juampedrada. Si alguien quiere ahorrarse la lectura, queda disculpado.

“Ni clamor ni recuerdos”, por Patricia Navarro (LA RAZÓN)

Así es este Madrid de memoria larga y corta al mismo tiempo. Y volvió, eso sí, con una corridita de Juan Pedro, que no pasó entera, y la que entró lo hizo con los ojos cerrados.

“Un petardo monumental”, por Antonio Lorca (EL PAÍS)

Así está la fiesta el 2017. Por esta razón -ausencia absoluta de la más mínima exigencia- se anuncia una corrida de Juan Pedro Domecq en la muy importante feria de San Isidro; y por la misma se dan de tortas las figuras por figurar en el cartel.

“La oscurísima corrida de Juan Pedro Domecq”, por Juan Diego Madueño (EL ESPAÑOL)

Como tinieblas aparecieron los cinco toros titulares en el ruedo. Oscuros desde el trapío, reducido, atómico. No por chicos, sino por mediocres. No llamaban la atención en sus líneas tiesas, sin definir, reflejo de fondo escaso. Milímetros de profundidad. Tampoco rompió la plaza a protestar. Algunos pañuelos verdes flamearon solitarios. Ni esa diversión de voces. 

“Ofensa a la casta”, por Javier López (EFE)

Estaba todo a punto para vivir lo que todos esperaban que fuera una gran tarde, aunque siempre con la duda de cómo iban a salir los "juanpedros" tras el fiasco de Parladé de hace dos semanas, y, sobre todo, después de que los veterinarios no hubieran aprobado la corrida completa, remendada con uno de Juan Manuel Criado, después de haber revisado hasta 13 toros del hierro titular.

“Infame corrida de Juan Pedro y manía contra Cayetano”, por Carlos Ilián (MARCA)

Después de una auténtica maratón en el reconocimiento de la corrida, con el desfile de una docena de toros, al fin se aprobaron cinco de Juan Pedro Domecq remendados con un buey de Juan Manuel Criado que por paradoja tuvo el comportamiento más parecido al toro de lidia. Juan Pedro, con una irreprochable presencia estos últimos años en Madrid, emborronó este pasado con una borregada inválida, insoportable

“Por propia decisión”, por CRV (MUNDOTORO)

Una corrida de Juan Pedro, ganadería de brillante historial reciente, pinchó en el hueso de la falta de poder, un talón de Aquiles agigantado a medida que fueron arrastrados los toros.

“Desilusión en Madrid”, por Íñigo Crespo (APLAUSOS)

Confirmó alternativa Joaquín Galdós con un manejable y noble ejemplar de Juan Pedro que tuvo buena conducta. Decisión del peruano, que puso en liza su buen concepto y realizó lo más loable sobre la mano diestra. Facilidad y serenidad. Cumplió. Muy buena estocada.

“Casi nada la ‘juampedrada’”, por Marco Antonio Hierro (CULTORO)

Que luego te llaman los ganaderos para pedirte explicaciones de lo que les han dicho que tú has escrito, no de lo que han leído ellos. Porque luego ninguno lee nunca nada, pero todos conocen hasta la última letra que has dejado caer, y el titular de hoy es muy goloso para largar. Pero es que no fue casi nada la 'juampedrada' de hoy...

Lo más visto