También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID

La proyección de Carretero ante un gran ‘Pintura’ de Fuente Ymbro

Notable debut del novillero albaceteño, que cortó una oreja de peso ante una buena novillada de Fuente Ymbro. Pablo Aguado sufrió una fuerte voltereta.

 Diego Carretero durante la faena de muleta a Pintura, el buen sexto novillo de Fuente Ymbro.  | LAS-VENTAS.INFO

Casi se aforó un tercio de los tendidos de Las Ventas para el estreno de Plaza 1. La nueva era de Simón Casas y Nautalia que traía aires renovados en el envoltorio. Y antes de nada, un minuto de silencio para uno de esos sevillanos adoptados por la afición de Madrid que nos dejaba este sábado. Manolo Cortés en el recuerdo de todos.

Y para empezar una novillada de Fuente Ymbro con muchas opciones para el triunfo de la terna. Un conjunto muy manejable más medido en raza en su primera parte pero al que subió la nota media un encastado quinto y sobre todo un notable sexto. Veamos el vaso medio lleno en este inicio de temporada.

Pese a las opciones que dejaron por el camino los pupilos de Ricardo Gallardo, hubo que esperar hasta el sexto para ver cortar la primera oreja del año. Fue el debutante Diego Carretero quien se encontró con ‘Pintura’, un novillo que tuvo prontitud, fijeza y gran recorrido por ambos pitones. El albaceteño venía lanzado de la Feria de Fallas y con una izquierda que llamó la atención en la capital del Turia.

Sin embargo, la faena explotó en una gran tanda por el lado diestro. El de Fuente Ymbro, muy 'jandillón' en hechuras y conformación de pitones, se abría y repetía colocando la cara de forma soberbia. Ligó y sometió el novillero, que mostró su zurda de oro en una tanda rotunda al natural, jugando la cintura perfectamente y llevando hasta el final al animal. Los ayudados finales elevaron una intensidad que rebajó una estocada cobrada a capón que cayó demasiado perpendicular. La oreja, de peso. Como la justísima ovación de despedida a ‘Pintora’ y al mayoral de Fuente Ymbro cuando los de luces abandonaron el coso.

El de Fuente Ymbro se abría y repetía colocando la cara de forma soberbia.

Antes, el tercero de Fuente Ymbro fue un novillo simplón, que embistió sin maldad y sin chispa. Iba y venía sin molestar. En Madrid esa ecuación no funciona. Pese a la voluntad de Diego Carretero, la faena no pasó de correcta, con una tanda al natural bien dibujada como cénit. 

Como cuarto, Carretero había lidiado otro novillo manejable pero sin casta. Labor aseada pero de muy largo metraje del albaceteño que nunca cogió vuelo.

Quien sorteó un lote de puerta grande fue Leo Valadez. Su primer novillo, tras una primera vara echando la cara arriba, apretó con riñones en la segunda. Más entregado. Tuvo el utrero como virtud la movilidad y como defecto la falta de continuidad a partir del tercer muletazo de cada tanda. El mexicano le cogió el aire al novillo por el pitón izquierdo y por ahí llegaron los momentos más rematados del conjunto. Alargó el viaje del de Fuente Ymbro y lo llevó muy obligado por abajo Leo. Todo tuvo ligazón y llegó al tendido. Sin embargo, el mal uso de la espada y el descabello redujeron el reconocimiento final a una ovación.

El quinto fue un buen novillo. Empujó en el caballo y después humilló y embistió con ritmo y transmisión en el último tercio. Valadez volvió a mostrarse variado con el capote con un vistoso quite por lopecinas. Sin embargo no terminó de cuajar al de Fuente Ymbro. Nunca cogió el ritmo a la embestida y se amontonó por los dos pitones. La faena se fue diluyendo poco a poco y con los aceros volvió a errar. La oportunidad del triunfo con semejante lote estuvo ahí y se había esfumado por unas cosas y por otras.

Fuerte el golpe e inerte el novillero. Un milagro que los derrotes del novillo ya en suelo no calasen

Quien no tuvo suerte fue Pablo Aguado. "Laminado", el novillo que abrió plaza y temporada manseó en los primeros tercios. Molestaba el viento y aún así insistió en el quite Leo Valadez. El de Fuente Ymbro mantenía la movilidad pero no así la entrega. El temple como arma de Aguado en las primeras tandas del trasteo. Todo subió en una tanda al natural que aunó limpieza y empaque. Retornó a la diestra para mantener el pulso y el trazo. Ya con la espada de matar montada llegó el gran susto. Le sorprendió el animal al sevillano. Fuerte el golpe e inerte el novillero. Un milagro que los derrotes del novillo ya en suelo no calasen. Se llevaron a Aguado camino de la enfermería mientras Valadez pasaportaba al novillo. No volvió a salir Pablo.

FICHA DEL FESTEJO 

Madrid, 26 de marzo de 2017. Casi un tercio de plaza.

Novillos de Fuente Ymbro, bien presentados aunque de distintas hechuras. Conjunto manejable en líneas generales. Noble el segundo, encastado y noble el quinto y encastado, humillado y a más el notable sexto.

Pablo Aguado, ovación en el único que lidió.

Leo Valadez, saludos tras aviso y silencio tras aviso.

Diego Carretero, silencio tras aviso, división al saludar tras aviso y oreja.

Parte médico de Pablo Aguado: "Traumatismo craneoncefálico con pérdida de consciencia y herida inciso contusa en región parietal izquierda de 15 centímetros. Erosiones en cara y boca. Intervenido en enfermería, se traslada al centro hospitalario San Francisco de Asís a cargo de la Fraternidad. Pronóstico grave que le impide continuar la lidia". Fdo. Doctor Máximo García Padrós.

Lo más visto