También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SANTANDER

Magisterio, pulso y espada

Faena de cabeza y poderío de El Juli este jueves en Santander para salir junto a un Perera que sorteó el mejor lote y Roca Rey, que firmó la estocada de la feria.
Miguel Ángel Perera, El Juli y Roca Rey en su...
Miguel Ángel Perera, El Juli y Roca Rey en su salida a hombros este jueves en Santander. PRENSA ROCA REY

Hay faenas que marcan el devenir de un festejo. Faenas que provocan un estado de ánimo en la plaza que consiguen revertir el signo de una tarde. Algo así ocurrió este jueves en Santander tras la enésima lección de Julián López El Juli. Nadie apostaba por el cuarto, un animal que cantó rápido su mansa condición en los primeros tercios. Huidizo, sin ganas de embestir y sin ninguna fijeza. Pero fue ponerse El Juli con la muleta en la derecha y obrarse el milagro. El temple líquido, el engaño a la altura requerida, el toque preciso. Tras dos tandas de desengaño, llegó la borrachera de toreo. Primero con la zotaca y después al natural, ganando la acción, dejando la muleta puesta y arrastrándola después. Cumbre de El Juli con la plaza de Cuatro Caminos volcada con él. La espada cayó entera tras ejecutar el volapié con su forma particular. Las dos orejas se pidieron con unanimidad.El primer animal de Domingo Hernández tuvo tanta nobleza por el pitón derecho como escasez de fuerzas. El Juli aprovechó ese pitón para firmar un par de tandas al principio de faena de gran limpieza. Al natural el toro se movió con menos clase y todo se embarulló. Cuando quiso volver al derecho, el toro había echado la persiana. La estocada, marca de la casa: trasera y caída. Hubo una leve petición que no llegó a cuajar en los tendidos.El primer 'garcigrande' del lote de Miguel Ángel Perera se mostró sin celo en los primeros tercios pero rompió a bueno en la muleta. El extremeño realizó una faena de intensidad mantenida, de gran trazo al natural y más largo en redondo. Un pinchazo hondo fue siguiente para tumbar al toro.Tras la exhibición 'julista', Perera sorteó otro buen toro de Garcigrande en quinto lugar. A este le aplicó la misma medicina. Firmeza de plantas, pulso en las muñecas y arrimón final haciendo ochos con el toro girando alrededor de su cintura. Una estocada casi entera hizo que se pidiese la oreja que le abría la puerta grande.Manseó de lo lindo el tercero de Garcigrande. Tarea complicada resultó tanto llevarlo al caballo como banderillearlo después. Complicado en la muleta de Roca Rey, con un molesto tornillazo al final de cada pase. Lo intentó el peruano, pero no hubo suerte. Como si Santander se le resistiese más aún después del horrendo bajonazo con el que liquidó al toro del hierro charro.Sin embargo, sobre la bocina, Andrés acabó rindiendo a Cuatro Caminos. Tuvo que esperar a su último cartucho en la Feria, un sexto de Garcigrande que se movió con encastada exigencia en los primeros tercios pero que pareció dañarse en los estatuarios iniciales de la faena. Tras una primera tanda poderosa y mandona de Andrés, el animal se afligió. Ahí fue donde vimos la versión poderosa y valiente del peruano. Los pitones lamían los bordados sin importarle al torero. Arrimón para torear, ya que extrajo muletazos de impensable largura en tan escaso espacio. La oreja estaba ganada pero la segunda cayó por el perfecto volapié con el que coronó su obra.

FICHA DEL FESTEJO

Santander, jueves 28 de julio de 2016. 5ª de Feria. Casi lleno.

Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (1º y 3º), bien presentados, de parejas hechuras. Conjunto manso en los primeros tercios pero nobles y de buen juego en la muleta. El tercero fue el de menos prestaciones.

Julián López 'El Juli', palmas y dos orejas.

Miguel Ángel Perera, oreja y oreja

Andrés Roca Rey, silencio tras aviso y dos orejas.

Lo más visto