También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
FERIA DE NOVILLADAS

Deslumbra el torero de Francisco de Manuel en Arganda

El novillero Francisco de Manuel ha protagonizado hoy una sorprendente actuación en la segunda de feria en Arganda del Rey (Madrid), donde cortó una oreja de peso, idéntico balance que sus compañeros, de los cuales ha sobresalido también Ángel Jiménez por actitud y arrestos.

Natural de Francisco de Manuel durante su actuación este martes...
 Natural de Francisco de Manuel durante su actuación este martes en Arganda del Rey | @Arganda_Ayto
  • Javier López
  • EFE

Tags

Arganda tiene un nuevo torero: Francisco de Manuel, un joven novillero de raíces venezolanas -su padre fue el subalterno Manuel Fuentes- pero afincado en este municipio del sureste madrileño. Se notó que jugaba en casa. El calor que le profesaron sus paisanos durante toda la tarde fue más que palpable.

Cortó una oreja, como sus compañeros de cartel, pero la suya fue la actuación más rotunda de la tarde. Nada de paisanaje. El éxito se lo ganó a pulso, por lo bien que se desenvuelve con tan poco bagaje y, sobre todo, por el toreo clásico y sin alharacas que posee y que demostró ante una novillada "santacolomeña", aunque por la rama "ibarreña", de Flor de Jara.

A su primero lo recibió con arrebatadas verónicas, abrochadas con media mirando al tendido. Con "los palos" llegó el clamor con tres pares de buena ejecución, clavando en la cara y muy reunido. Sin probaturas se puso a torear por el derecho con mucho asentamiento, pulso y reposo, algo ilógico teniendo en cuenta que este es su primer año con caballos.

Grata sorpresa de este De Manuel, que también le robó algunos naturales de buena firma, y eso que por ese pitón el animal no quería pelea. Faltó contundencia con los aceros, pero así y todo logró una oreja.

Animoso y variado con el percal, volvió a brillar con los "garapullos" De Manuel, que volvió a entregarse por completo ante un novillo que se vino abajo demasiado pronto, y acabó echándose sin que pudiera siquiera montarle la espada.

Pero tiene algo este novillero, que toreó con los puntos puestos de una cornada sufrida el pasado domingo en Cerceda (Madrid), le funciona la cabeza y sabe lo que se hace. El futuro hecho presente.

El paso de Ángel Jiménez por Arganda también fue de nota. Se estiró con garbo a la verónica con su mansito primero, al que entendió muy bien para tirar de él con mucha suavidad en series cortas por los dos pitones. Dos, tres a lo sumo, y el de pecho. No admitía más el manso.

Se justificó Jiménez, que dejó retazos del pellizco y la torería que atesora. Falló a espadas y acabó silenciado.

Tampoco ayudó el cuarto, al que le faltó clase y recorrido. Jiménez hizo un tremendo esfuerzo y, a base de arrestos y decisión, logró sacar agua de un pozo seco, muy por encima de las circunstancias, lo que le valió para pasear un merecido trofeo.

El primero de Ángel Sánchez fue un novillo "mentirosillo", de esos que van desarrollando durante su lidia, sacando a relucir las aviesas intenciones que tenía escondidas, y algo aún peor, sin que trascendieran a los tendidos. Peligro sordo que se dice en el argot. Sánchez anduvo dispuesto, pero sin apretar el acelerador. Pero como mató a la primera obtuvo la primera oreja de la tarde.

No se entendió con el quinto, al que le faltó clase ni acabó de entregarse en la telas de un Sánchez un tanto apático y poco acertado en un planteamiento demasiado conservador y deslavazado. 


FICHA DEL FESTEJO 

Arganda del Rey (Madrid), martes 5 de septiembre de 2017. 2ª de Feria. Tres cuartos de plaza.

Novillos de Flor de Jara, muy bien presentados y de juego desigual. El mejor, el tercero, y sólo por el derecho; mansito y apagado, que acabó rajándose, el primero; con peligro sordo, el segundo; sin clase ni recorrido, el cuarto; áspero el quinto; y el sexto se vino abajo muy pronto.

Ángel Jiménez, silencio y oreja.

Ángel Sánchez, oreja y silencio.

Francisco de Manuel, oreja y palmas.

Lo más visto