También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Tarde con Ángel Expósito

Walla Adam Khoshaba, ser refugiado no es ser anónimo

Es vivir un drama como el de Walla; su marido era empresario, ella trabajaba en la Facultad de Medicina de Mosul y sus hijos estudiaban. En 2013 tuvieron que huir de su país por ser cristianos.
Walla y su hijo Saud a lo largo del reportaje...
Walla y su hijo Saud a lo largo del reportaje contando su historia.

Irak vive uno de los dramas humanitarios más opresivos de los últimos tiempos. Las consecuencias del conflicto que está soportando la población civil parecen no tener fin. Los cristianos están sufriendo un verdadero genocidio por parte del DAESH. Un dato y un sonido.El dato: Antes de 2003, en Irak había cerca de un millón y medio de cristianos. Hoy apenas quedan 200.000. Y ahora, escucha…##@##Quien habla es  Walla Adam Khoshaba. Ella es una de los cristianos que vivían en Irak, forma parte de las estadísticas, de los números. Pero Walla como cualquier otro refugiado tiene una historia; ella vivía con su marido y sus tres hijos (dos hijos y una hija) en Mosul. El marido de Walla era empresario, ella trabajaba en la facultad de medicina de la Universidad de Mosul, sus hijos estudiaban... Después de perder a su marido, estuvieron años planeando salir de Irak y, en 2013, sufrieron otro de los dramas que ha tenido que afrontar esta familia. ##@##"En Irak ya estaba el Estado Islámico. Un día secuestraron a mi hijo pequeño Saud. Para pagar el rescate vendimos la casa. Nos habían pedido 40.000 dólares si queríamos volverlo a ver. Cuando Saud volvió estaba irreconocible, asustado, no dejaba de temblar. Le habían torturado durante cuatro días…", cuenta Walla a La Tarde y decidieron salir de allí. Walla tiene familia en Holanda, su madre, su hermano y una tía. Ellos pagaron 60.000 dólares a una mafia para que les sacara de Irak y les llevara a Holanda. Los tipos de la mafia les dieron visados, les llevaron a Turquía y billetes de avión para llegar a Barajas, allí les esperaba un coche que les llevó a Holanda. Y cuando creían que ya había terminado todo, se encontraron con más problemas... Una dramática historia que no te puedes perder.Walla Adam Khoshaba, ser refugiado no es ser anónimo

Lo más visto