También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

"Querían hacerla abortar dándole 14 veces la dosis recomendada”

Una red de prostitución nigeriana explotaba a adolescentes en España, vendiéndolas por 5 euros

 

39 mujeres, adolescentes, niñas, secuestradas y obligadas a acostarse con hombres por 5 euros. Dinero que además no iba para ellas, sino para sus secuestradores. Unas vidas de terror, una historia escalofriante, que estaba pasando, que pasa, aquí en España.

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal que secuestraba chicas en Nigeria y las traía a España para prostituirlas. 89 personas han sido detenidas. En 'La Tarde' hemos hablado con el Alférez Félix Durán, de la Sección de Trata de Seres Humanos de la UCO, que explicaba las condiciones en las que estaban las víctimas cuando las encontraron en Cuevas del Almanzora (Almería):  “Las condiciones en las que estaban eran muy duras. No tenían agua, no tenían luz, estaban alojadas en casas-cueva”.

Las víctimas eran explotadas como prostitutas low-cost: “Los consumidores de este tipo de producto pagaban desde 5 hasta 15 euros”. Las secuestraban en Nigeria y desde allí sufrían un calvario para llegar a España: “La mayoría eran captadas en el seno familiar en Benin City, se les hacían ritos vudús para coaccionarlas y de allí las llevaban a Libia. Dependiendo de lo que pagara la madame, hacían el trayecto en moto, autobús o coche”.

 “Las condiciones en las que estaban eran muy duras. No tenían agua, no tenían luz, estaban alojadas en casas-cueva”.

Una vez llegaban a Libia las prostituían y violaban, "Si pagaban suficiente, las trasladaban en patera a Lampedusa, Italia. Allí la organización controlaba los centros de refugiados y las metía en pisos de acogida en Italia hasta que conseguía documentación falsa y las llevaba a su destino final, en este caso en España”.

Los criminales utilizaban rituales vudú para mantener aterrorizadas a sus víctimas: “Cuando estuvimos en Nigeria, contactamos con un sacerdote vudú, un priest que nos enseñó cómo funcionan estos ritos. Sacrifican a un animal, la niña se impregna las manos y pies con sangre y firma en una sábana que se pone en el suelo. A continuación, parte de esa sábana, con uñas y pelo púbico se mete en unos sobres. Y de esa forma las coaccionan y las amenazan con que, si cuando llegan a Europa contactan con la policía, sus familias y ellas tendrán problemas o morirán”.

Decían que una de las madames era peor que Hitler, y se investigan dos homicidios en los que podría estar involucrada”.

Como parte de esa investigación, los miembros de la UCO desarrollaron una estrategia para ayudar a esas víctimas chantajeadas: “Hablamos con el priest nos dijo que el reto vudú se podía deshacer, pero que tenía que estar la chica presente. Le preguntamos si se podía deshacer por videoconferencia y nos dijo que sí. Esto nos ha ayudado mucho a quitar el miedo a muchas chicas”.

El chantaje no era solo religioso y familiar; también económico. Y utilizaban a otras chantajeadas para oprimir a las nuevas:  “La mayoría de las víctimas “trabajan” para pagar sus propias deudas. Una de las “mamis” que maltrataba mucho a las niñas, pagaba sus deudas explotándolas. Decían que era peor que Hitler, y se investigan dos homicidios en los que podría estar involucrada”.

Por eso, cuando por fin se consigue liberar a estas víctimas, son muy reacias a colaborar con la policía: “El primer momento es crucial. Nosotros tenemos una preparación especial y estamos listos para tratar con estas víctimas. Contamos también con mediadoras sociales que han sido también víctimas de trata de blancas”.

"Querían hacerla abortar con un medicamento, dándole 14 veces la dosis recomendada”.

La clave está en ir de frente y ser honesto con ellas: “Nunca les mentimos y les damos todo lo que necesitan para ayudarlas. Comida, agua…Muchas son muy reacias a colaborar a primera hora de la mañana y ya por la tarde noche dan el paso a ir a un centro de acogida”.

La Guardia Civil llevaba tiempo preparando esta operación, que se desencadenó cuando supieron que pretendían obligar a una de las menores a abortar de manera brutal: “Tres meses antes de la operación, sabemos que uno de los traficantes contacta con la madame y le dice que una de las niñas está embarazada. Querían hacerla abortar con un medicamento, dándole 14 veces la dosis recomendada”.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado