También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EN 'LA TARDE'

"Las cartas de extorsión de ETA siguen siendo un tema tabú"

La Universidad de Deusto ha publicado un estudio sobre las consecuencias de la extorsión de ETA a los empresarios, una de las facetas más ocultas de la actividad de la banda terrorista. Izaskun Sáez es politóloga y la coordinadora de este estudio.

 

Tags

Cartas que llegaban al correo ordinario, al buzón de cualquiera. En principio parecía una carta cualquiera pero cuando se abría, se podía leer:

“Con esta carta te pedimos tu aportación de 60.000 euros a la causa de Euskadi Ta Askatasunari (Euskadi y Libertad) para cumplir con las viejas aspiraciones del pueblo vasco. Por lo que es necesaria esta colaboración para mantener el operativo de ETA, porque en manos de ETA está la posibilidad de lograr la libertad y la independencia de Euskal Herria”.

Por tanto, al recibo de la presente, envíanos como respuesta y lo más pronto posible el dinero que recaudes para nosotros”.

Como firma, el sello de la serpiente enrollada en el hacha y las siglas de ETA.

Este tipo de ataques que realizó la banda terrorista llegaron a unos 10.000 empresarios durante casi 50 años. Un chantaje que para muchas familias aún sigue pesando, sobre todo por el dilema moral y por la huida del País Vasco.

Se calcula que entre 1978 y 2008 ETA habría recibido 115 millones de euros mediante el chantaje a los empresarios.

Izaskun Sáez ha coordinado durante tres años este estudio realizado por la Universidad de Deusto y ha explicado en 'La Tarde' que “nosotros empezamos a hacer los contactos con las personas extorsionadas hace años y entonces había mucho miedo a reabrir viejas heridas”.

“Lo que queremos es que esta barbarie no se vuelva a repetir”

“Lo que queremos es que esta barbarie no se vuelva a repetir”, pero sobre todo Izaskun reconoce que “lo que más valoro es que cada vez que hemos hecho entrevistas me sentía más comprometida cívicamente con las víctimas”.

“El proceso de intimidación no iba solo con cartas, sino con imágenes que eran más propias de una mafia que de otra cosa. Había imágenes de las personas extorsionadas con dianas, imágenes de animales muertos que provocaban un incremento de la amenaza” ha precisado la politóloga.

Izaskun recordaba que “esto normalmente terminaba con un secuestro y en la mayoría de las ocasiones con un asesinato”. Pero la coordinadora del proyecto cree que “la sociedad vasca ha evolucionado mucho después de esto”.

Lo más visto