También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Tarde

No está muerto, sino en una cárcel de Perú

Tres años sin noticias suyas hasta el pasado domingo; al descolgar el teléfono se escuchó: "-Hola, papá, ¿cómo estás? Yo bien”. La llamada tenía su origen en la prisión de Sarita Colonia, en Lima.
Esta es la última foto que puso en su perfil...
Esta es la última foto que puso en su perfil de Facebook, José Antonio Blanco en 2011
  • cope.es
  • cope.es

Cuando José María publicó este mensaje en Facebook, llevaba ya más de mil días sin tener noticias de su hijo


“Éste es mi hijo José Antonio. Llevo 3 años sin saber nada de él. Si alguien lo ve o lo conoce agradecería que me lo comunique. Os pido por favor que lo compartáis y os doy las gracias de antemano”.


Y junto al mensaje, una foto de José Antonio. La que tenía en ese momento en su perfil de Facebook. Sonriente ante la cámara y con el pulgar hacia arriba haciendo el símbolo de OK.


Pero el llamamiento no surtió efecto. Y José María siguió buscando al mayor de sus tres hijos mientras recordaba la última conversación que tuvo con él. Fue en junio de 2011. Dijo que no se quedaba a comer, que se tenían que ir a casa a recoger algunas cosas. Y ya está. Ya está hasta este domingo, cuando el teléfono de José María sonó y al otro lado escuchó un “Hola, papá, ¿cómo estás? Yo bien, ¿y tú?”


Aquella conversación no duró más de un minuto. Porque la tarjeta del teléfono no dio para más. Y es que José Antonio llamó a su padre desde una cárcel. Lejana. La prisión de Sarita Colonia, en Lima, Perú, donde cumple condena por delito de narcotráfico. Ingresó el 9 de diciembre de 2011, nada más ser detenido como correo de la droga.

Su localización ha sido posible por la mediación de la Fundación +34, en La Tarde han contado la triste y larga experiencia José María Blanco, padre de José Antonio y Margarita, voluntaria de +34.




No está muerto, sino en una cárcel de Perú

Lo más visto