También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'La Tarde' con Expósito

"Debemos impedir que haya una generación perdida en Irak"

Niños iraquíes se reúnen para recibir ayuda en Rashidiya, al...
Niños iraquíes se reúnen para recibir ayuda en Rashidiya, al norte de Mosul. REUTERS

Bastien Vigneau, coordinador de respuesta de emergencia de UNICEF en Mosul asegura que "preocupa y mucho la situación de miles de niños desplazados".

A día de hoy la situación en Mosul nos sigue preocupando. Las tropas iraquíes avanzan, pero la ciudad no termina de caer. Por un lado están los que no han podido escapar y han quedado a merced de los yihadistas. Por otro, aquellos que salieron de allí tratando de salvar a vida y ahora sobreviven en los campos de refugiados de la zona. En toda esta historia los que más sufren son los más débiles, fundamentalmente los ancianos y los niños.

"La situación en Irak es preocupante porque el conflicto ha hecho que tres millones y medio de personas sean desplazados, la mitad de ellos niños que pagan un precio muy alto de todo esto. La situación en Mosul se está estabilizando, se comienza a normalizar la vida, UNICEF ha abierto 30 escuelas llegando a 23.000 niños, pero paso a paso hay que reiniciar los servicios básicos, centros de salud, la cadena de frío para poder hacer la cadena básica de vacunas como sarampión o polio. Hay muchas infraestructuras destruidas y UNICEF está intentando ayudar" explica Bastien Vigneau, coordinador de respuesta de emergencia de UNICEF en Mosul.

Reconquistado el este, "la preocupación es lo que va a pasar en la parte oeste ahora, hay 750.000 personas, 200.000 mil podrían desplazarse y estamos muy preocupados con la protección de los niños y las niñas" dice el responsable de UNICEF.

El problema de los iraquíes desplazados por la guerra que regresan a casa es, precisamente, encontrarse sin casa, encontrarse con la nada, "han vuelto 18.000 personas en una semana, la gente quiere volver a su casa porque tienen miedo de encontrarse sin nada, de que su casa la hayan robado. Una niña nos decía que no quería regresar porque había visto su casa toda destruida y tenía miedo. El gobierno de Mosul quiere abrir las escuelas, las infraestructuras de salud para que la gente pueda regresar, pero falta tiempo" describe Bastien Vegneau.

Todos estos niños que están sufriendo tan cruelmente, ¿se curan? "Espero que sí, cuando hablo con niños, una quería ser abogada, otro doctor, los niños ven la importancia de compartir, de ayudar a tus vecinos cuando necesitan ayuda, es un mensaje muy bueno y fuerte de esta generación, tenemos que dar esta posibilidad de esperar en algo nuevo y mejor. Pasa mucho por la educación de los niños que fueron duramente afectados y con violencia. Por ello hay que darles ayuda a nivel psicológico que es muy difícil en Irak" relata Vegneau y añade que lo peor se lo llevan los adolescentes, porque dejan de sonreír, "tiene razón, falta algo aquí. Cuando tienen 14 hasta 18 años quieren algo más. En UNICEF somos muy realistas y tratamos abrir esas escuelas para los adolescentes, pero no es suficiente".

¿Esta guerra va a acabar, estos niños van a salir adelante? "Soy optimista por naturaleza; Irak tiene recursos económicos, un nivel técnico alto y es nuestra responsabilidad junto al Gobierno dar una oportunidad a esta generación para que no sea una generación perdida. La situación es difícil".

Los que no estamos allí , los que vivimos en un país como España, ¿cómo podemos ayudar? "Lo primero es interesarse de lo que está pasando, ayudando a las organizaciones que trabajan allí y vamos a utilizar su dinero para hacerlo mejor".

Bastien Vigneau, coordinador de respuesta de emergencia de UNICEF en Mosul, en La Tarde