También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Mujeres mayores de 65 años sin hijos, el rostro de la soledad en España

Mujeres mayores de 65 años sin hijos, el rostro de...
 

España uno de los países más familistas de Europa, donde la familia siempre ha estado en el centro de nuestro desarrollo generacional, está cambiando la manera de acompañar a los mayores. El 38,3% de las mujeres mayores de 65 años sin hijos viven solas en nuestro país, frente al 26,4% de las que han tenido descendencia.

Y los datos siguen dibujando un panorama en aumento. Si en 1981 solo el 19% vivían solas, actualmente la cifra llega al 30%, y lo que es más, la previsión es que siga avanzando. En 2031 se estima que habrá 1,9 millones de mujeres viendo solas.

Son cifras del estudio de la fundación Obra Social La Caixa que ha realizado un dossier monográfico sobre los retos que se plantean para el envejecimiento, para los cuidados y la vida de los mayores españoles.

David Reher es catedrático de Sociología de la UNED y explica como el tamaño de la familia en la soledad de las mujeres mayores también es importante. Es decir, cuantos más hijos se tienen menos probabilidades de vivir solos. “Si estás bien de salud, esa persona puede vivir su vida sola, los problemas llegan cuando la salud falla” y es ahí cuando, recuerdan que hace falta una intervención. Reher explica como “cada vez hay más personas que viven solas y esto supone un gran reto para los servicios sociales públicos y privados, pero también para las familias que con los medios actuales son pueden enfrentarse a ellos”.

Tener hijos es una protección significativa contra la soledad según Reher, aunque hay mujeres que toman la decisión voluntaria de vivir solas al margen de que tengas hijos o no. “Comparado con Suecia, el papel de los hijos es mucho mayor en España porque aquí se prioriza las intervenciones de los hijos”. El acompañamiento intergeneracional en España es mutuo, en 2016 según otro informe de este Dossier, el 35% de las personas mayores de 65 años habían cuidado regularmente de sus nietos y el 9% de familiares dependientes de mayores de 75 años. La media europea está en el 23% y el 75 respectivamente.

LOS NUEVOS CUIDADORES

Los cuidados de familiares recaen normalmente sobre la mujer “Los cuidados son femeninos”, dice Antonio Abellán del CSIC, pero “ con la edad se acortan esas diferencias de género y a partir de los 80 años hay más hombres cuidadores de un familiar que mujeres”.

Si hace 40 años 77 de cada 100 varones "llegaban a viejos", ahora lo hacen 88. Entre las mujeres se ha pasado de 88 a 94 de cada cien, un aumento inferior. "Que los hombres no se mueran trae como consecuencia que los tipos de hogares estén cambiando -explica Abellán-. El hombre mayor va a tener más papel de cuidador, se va a constituir en una especie de ejército de reserva y activo del cuidado".

Recuerdan que para apoyar este cambio en el cuidador es importante contar con políticas sociales que centren sus esfuerzos en ese “ejército” que, como explica Abellán, “va a envejecer cuidando”. El informe recuerda que “cuidar a un familiar en situación de dependencia puede tener aspectos positivos relacionados con la satisfacción personal, pero no es menos cierto que tienen muchas repercusiones negativas en el bienestar de los propios cuidadores, tanto en sus relaciones sociales como en su estado físico y emocional”. Por eso insisten en la necesidad de apoyarles de manera educativa.

Lo más visto