También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
HIPERTENSIÓN PULMONAR

Enseñan qué difícil es vivir el día a día para enfermos hipertensión pulmonar

Barcelona, 2 may (EFE).- El hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona ha transformado hoy parte de su vestíbulo en una pequeña habitación adaptada para enseñar lo difícil que es vivir el día a día de un afectado por Hipertensión Arterial Pulmonar, para quienes barrer o planchar son tareas tan agotadoras como correr una maratón.,El objetivo es concienciar sobre la dificultad diaria que supone convivir con esta enfermedad, que no tiene curación pero sí cuenta con una docena de medicamentos que con

  • Agencia EFE

El hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona ha transformado hoy parte de su vestíbulo en una pequeña habitación adaptada para enseñar lo difícil que es vivir el día a día de un afectado por Hipertensión Arterial Pulmonar, para quienes barrer o planchar son tareas tan agotadoras como correr una maratón.

El objetivo es concienciar sobre la dificultad diaria que supone convivir con esta enfermedad, que no tiene curación pero sí cuenta con una docena de medicamentos que consiguen alargar y mejorar la vida de los pacientes.

El jefe clínico de Neumología de Vall d'Hebron, el doctor Antoni Román; la enfermera que coordina la atención a los pacientes, Roser Escobar; la presidenta de la Asociación Hipertensión Pulmonar España, María Rodríguez, han presentado hoy en rueda de prensa la 'habitación' adaptada.

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) es una enfermedad rara y progresiva que se caracteriza por una presión arterial anormalmente elevada en las arterias entre el corazón y los pulmones de las personas que la padecen.

María Rodríguez ha explicado que el montaje de la habitación quiere "reivindicar más comprensión hacia nuestra enfermedad y lo que supone vivir con ella, lo difícil que es cualquier esfuerzo y lo incapacitante que es a nivel laboral".

Una escoba y una pala con pesos, una plancha a la que también se ha acoplado un peso de varios kilos y un chaleco para ponerse encima mientras se intenta hacer una cama son las 'herramientas' que los interesados en saber qué siente una persona con hipertensión pulmonar pueden probar hoy y mañana en el Vall d'Hebron.

Además, a los 'valientes' que quieran ponerse en el lugar de los enfermos se les facilita un compresor de nariz y se les da una pajita con la que deben respirar para que noten el escaso aire que llega a sus pulmones mientras realizan las tareas caseras más cotidianas.

La 'habitación' se completa con una bicicleta estática a la que se ha programado la máxima dificultad.

Tras esta experiencia pueden llegar a intuirse las sensaciones de ahogo y falta de aire que viven María Rodríguez y otros afectados cada día, y que son "insufribles", según ha definido el primer voluntario que ha accedido a la habitación esta mañana.

El doctor Román ha explicado que esta enfermedad afecta a los vasos pulmonares pequeños, que se van estrechando y que causan dificultades en el paso de la sangre por los pulmones, lo que provoca un gran cansancio.

"En los años 90, las personas diagnosticadas morían antes de los tres años ya que no había tratamiento, pero actualmente disponemos de entre diez y doce medicamentos que no curan, pero mejoran y controlan la hipertensión arterial pulmonar", ha indicado.

Los avances en esta área de la medicina respiratoria han sido muy grandes en los últimos diez años, ha valorado el especialista, y actualmente, la mitad de los afectados siguen vivos diez años después de su diagnóstico, según el Registro nacional de esta enfermedad.

Se estima que la HAP afecta a entre 30 y 50 personas por cada millón de habitantes, adultos jóvenes, mayores de 50 y 60 años y también a niños, ha precisado Román.

Lo más visto