También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ACOSO ESCOLAR (Previsión)

Dos madres plantan cara al acoso escolar bajo el lema "Todos somos raros"

Pilar Rodríguez Veiga

  • Agencia EFE

Pilar Rodríguez Veiga

Dos madres decidieron hace un par de años plantar cara al acoso escolar a través de sus facetas profesionales -una es escritora y otra ilustradora- y crearon el proyecto "Todos somos raros", que incluye un cuento infantil y talleres para niños y adolescentes en colegios y bibliotecas municipales.

"Desde pequeños debemos saber que nadie es igual que nadie y que todos tenemos nuestras cosas", por eso, "trabajar en la prevención del acoso escolar desde edad temprana es fundamental", dice a Efe Inés Vázquez (la escritora y también traductora).

Junto a Eugenia Saddakni acaban de lanzar la versión en inglés de su libro infantil -"We are all kind of weird"- coincidiendo con la celebración, hoy, del Día Internacional contra el Acoso Escolar.

Y es que los casos de violencia en el entorno de las aulas se siguen produciendo, aunque también cada vez más víctimas se atreven a pedir ayuda.

El teléfono contra el acoso escolar del Ministerio de Educación (900 018 018) ha recibido un total de 32.941 llamadas, de ellas 12.066 posibles casos, desde que se pusiera en marcha hace año y medio, en noviembre de 2016.

Son datos aportados a Efe por el departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo, que recuerda que el teléfono está destinado a alumnos, padres, profesores, equipos directivos, personal de los centros docentes o cualquier otra persona que tenga conocimiento de malos tratos o acoso en el ámbito escolar, fuera y dentro de las aulas.

Inés y Eugenia se embarcaron en el proyecto hace dos años, cuando el hijo de una de ellas tuvo un "episodio" de acoso y no supo "encararlo muy bien".

A partir de ahí, buscaron "una forma original y natural de abordar el valor de la diversidad en cualquiera de sus manifestaciones", argumenta Inés.

Poco a poco, ya que se trata de una iniciativa independiente en la que no hay detrás una importante editorial ni grandes ayudas administrativas, "Todos somos raros" va llegando a los alumnos y ahora también en inglés pues puede interesar a muchos colegios bilingües.

Inés explica que hacen dos tipos de talleres (para alumnos de 4 a 8 años y de 9 a 12 años) durante una hora; no se habla del acoso escolar en sí sino que se trabaja "fortaleciendo la autoestima y haciendo hincapié en el respeto a las diferencias y riqueza la diversidad", cuenta.

"Tiene una parte teatral, en la que jugamos, por ejemplo, con los acentos, y otra más participativa", apunta esta madre, que reconoce que los más pequeños son "muy puros en su esencia y no están maleados", por lo que para ellos "lo lógico es que hay que respetar la diversidad".

El problema, reconoce Inés, es cuando crecen y "la propia sociedad se encarga de meterles en la cabeza un montón de prejuicios y estereotipos".

Además, "el mal uso de las redes sociales es una herramienta de humillación en potencia hacia otros", recalca.

Las familias se acercan a Inés y a Eugenia para contarles que a sus hijos les llaman tal o cual cosa y que no saben qué hacer.

Y los propios chicos les manifiestan sus problemas, como dos hermanas venezolanas que les relataron que acababan de llegar a España y que se metían con ellas por su forma de hablar o porque físicamente eran un poco grandes.

El proyecto "Todos somos raros" llega a colegios públicos, especialmente por el trabajo de las AMPA, y a los concertados y privados, pero de donde más reciben peticiones las autoras para acudir es de las bibliotecas municipales de pueblos. El día 8 les esperan en la de Soto del Real, Madrid.

Lo más visto