También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

A cuatro de cada diez menores les compensa beber

El grado de satisfacción con este comportamiento es más alto entre quienes tienen de 15 a 17 años que entre los mayores de edad

 

A los jóvenes les compensa beber. El grado de satisfacción con este comportamiento de riesgo que es el consumo de alcohol es más alto entre quienes tienen 15 a 17 años (42 por ciento) que entre los mayores de edad.

Un dato revelador y preocupante que motiva una nueva campaña por parte de la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción (FAD). Se trata de invitarnos a todos a actuar ante un consumo de alcohol demasiado generalizado. Todo un problema presente y futuro ante el que cabe, constatan, una mayor sensibilidad social.

“Bienvenidos al trecho” es el título de esta nueva acción para apelar a la responsabilidad individual y colectiva de familias, docentes, jóvenes, distribuidores de bebidas alcohólicas y ciudadanos en general para pasar del dicho al hecho, en definitiva, para pasar a la acción contra el alcohol en menores. Algo que señalan pasa por acabar con los likes a las fotos de borracheras de fin de semana, por mirar hacia otro lado cuando al pasar por un parque vemos a menores consumiendo alcohol o por venderlo sin pedir antes el DNI.

Se trata según aseguran sus autores de dejar claro que todos “podemos hacer algo por insignificante que parezca para acabar con el consumo de alcohol en menores. Solo hay que dejar de decir lo que haríamos y hacerlo. Todos. Juntos”.

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?

La familia tiene tiene en su mano poner ciertos escudos para que sus hijos sean menos vulnerables a la presión del grupo, menos carne de botellón. Para ello deben de fomentar la comunicación, el respeto y la afectividad desde pequeños, promover hábitos saludables y valores como la autonomía o el compromiso. Para Rocío Paños, jefa el equipo de actuaciones con familias en la FAD “ si hemos trabajado todos estos aspectos, el problema si llega será menor porque obviamente hay otras variables que influyen, también la familia que no es el único pero es importante. Los padres debemos mirarnos a nosotros mismos y ver qué queremos hacer para educar de la mejor forma posible y no esperarnos a que tengan 13 o 14 años y quieran empezar a salir para hablar con ellos y decirles que si salen no beban porque eso sirve de poco”.

¿CÓMO REACCIONAR CUANDO BEBEN? 

Si finalmente salen y beben lo que recomienda Rocío Paños es no hablar con ellos en el momento en el que regresan a casa bajo los efectos del alcohol sino despertarlos al día siguiente para hablar con ellos sin perder la paciencia. En esa conversación es importante preguntarle al hijo sobre ese consumo, la cantidad, lo que le aporta, los motivos por los que bebe. Recopilar toda la infomación posible para ver si se puede reconducir la situación. Los expertos no aconsejan, en cambio, esos castigos de por vida con los que muchos padres amenazan a sus hijos sino una respuesta proporcional estableciendo un compromiso para futuras salidas y vigilando que se cumple.

HAY AYUDAS, PERO FALTA CONCIENCIACIÓN 

Para los padres que tengan dudas sobre como gestionar casos problemáticos los expertos recomiendan acudir a terapia. Además la FAD también pone a su disposición el teléfono gratuito 900 22 22 29. Cada año reciben más de 3.000 llamadas de padres pero pocas tienen que ver directamente con el alcohol porque aseguran muchos padres no son conscientes o no quieren serlo del problema en lo relativo al alcohol y sí ven más peligro en otras drogas. Quienes sí están más sensibilizados son los 7.500 padres que anualmente siguen sus cursos de formación. Solo hacerlo ya supone una preocupación que lleva a la acción, lo mismo que reclama la última campaña de la FAD.

Lo más visto