También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SALUD NUTRICIÓN

Aitor Sánchez:"Reducir 10% de azúcares añadidos tiene una repercusión mínima"

El plan del Ministerio de Sanidad y la industria alimentaria para reducir hasta un 10 % de azúcares añadidos en alimentos y bebidas, "no solo es una estafa, sino que su repercusión en la salud es mínima", asegura el dietista-nutricionista Aitor Sánchez.

  • Agencia EFE

El plan del Ministerio de Sanidad y la industria alimentaria para reducir hasta un 10 % de azúcares añadidos en alimentos y bebidas, "no solo es una estafa, sino que su repercusión en la salud es mínima", asegura el dietista-nutricionista Aitor Sánchez.

En una entrevista con EFE, el también tecnólogo de los alimentos habla de su reciente libro "La dieta ya no cojea" (Editorial Paidós), que define como una "guía práctica contra la desinformación actual y el caldo de cultivo para mitos, dietas y productos milagro" creado por la industria y los medios de comunicación.

Y contra esa confusión apela a la responsabilidad de la administración, "que no siempre ha estado del lado de la salud pública ya que no ha tomado medidas efectivas para implementar políticas y ambientes saludables".

En este sentido, respecto al citado plan de reducción de azúcares añadidos opina que se trata de "un lavado de imagen" de la industria alimentaria y del Gobierno, ya que "se debe reducir el consumo de bollos, no consumir bollos maquillados como sanos porque tengan un gramo menos de azúcar".

También las sociedades científicas tienen que estar al lado de la promoción de los alimentos saludables (frutas, verduras, hortalizas, legumbre...) "y no aliarse con la industria para maquillar alimentos malsanos", señala el asesor y colaborador en diferentes programas y medios de comunicación.

Sánchez, que pertenece a la sociedad científica Dietética Sin Patrocinadores, critica también los mensajes confusos que llegan a la sociedad respecto a comer seguro y a comer sano.

"Comer bollos -precisa- es seguro pero no saludable. Nuestros problemas de salud no son por infecciones, sino por malos hábitos continuados. Comemos peor que nunca desde el punto de vista de la salud y mejor que nunca respecto a la seguridad".

Otra falsedad es "creer que solo es sano lo que está sin procesar" y afirma que es importante saber distinguir entre los alimentos procesados sanos, como verdura congelada o legumbre en bote, de otros envasados, por lo que hay que fijarse "más en los ingredientes (sodio, azúcar, grasas...) y menos en los valores".

Tampoco está a favor de los mensajes de consumos moderados que incluyen las guías o pirámides de alimentación.

"Ningún alimento que sea sano necesita que se advierta de su consumo y si se hace es que ya sabemos que es perjudicial", apunta respecto a la cerveza, el vino, los dulces o los embutidos.

Por eso considera que el supermercado "es un riesgo en sí mismo" y aconseja hacer la compra en un mercado o, en su caso, "en un súper como si fuera un mercado, sin ir a esos pasillos de helados, cereales, galletas o refrescos... y centrarnos en materias primas y procesados de calidad".

Y respecto a los productos ecológicos cree que "tienen más imagen que certezas" y que crean expectativas que no son reales. "Si queremos contribuir al medio ambiente, aconsejo comer menos carne y más legumbres", señala el nutricionista autor de "Mi dieta cojea", su anterior éxito de ventas.

Su receta para salir de lo que considera una "dietarquía" es desarrollar, a nivel individual, un espíritu crítico "y no recurrir sistemáticamente a lo que nos vende la publicidad".

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado