También en directo
Ahora en vídeo

Sin micrófonos

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Sin micrófonos: El Gobierno vigilará con lupa cada paso que dé Torra

Sin micrófonos: El Gobierno vigilará con lupa cada paso que...
 Sin micrófonos: El Gobierno vigilará con lupa cada paso que dé Torra

Si el guión se cumple habrá un Gobierno en breve en Cataluña y el 155 dejará de estar en vigor de manera automática, tal y como exige la ley. Y a partir de entonces, a Quim Torra le tocará demostrar con hechos, que más que un activista con tweets incendiarios puede ser el presidente de una de las principales comunidades autónomas de España.

De puertas afuera, el Gobierno habla de mano tendida, de la necesidad de abrir una nueva etapa de diálogo, pero en el Ejecutivo y en el PP son conscientes de que “va a hacer muchas, porque es un loco”, aunque consideran que se tentará la ropa y que hará como Torrent: hablar mucho, y atreverse poco a cruzar la línea de la legalidad... Y es que el presidente del Gobierno ha trazado ya las líneas rojas, y ha dejado claro que garantizará que la ley y la constitución se cumplen, que la unidad de España se respeta, y que nadie atente contra el principio de igualdad de los españoles. En contra del nuevo president jugará también que ha visto los graves problemas judiciales en los que están inmersos sus antecesores, Mas y Puigdemont.

Los populares advierten que “la maquinaria del estado está bien engrasada”, y en este tiempo “se ha aprendido mucho”. Los recursos, pues, van a seguir cayendo si se continúa por la senda del soberanismo, y la justicia seguirá actuando. Además, como ya ha advertido el Ejecutivo, no les temblará la mano a la hora de volverán a aplicar el 155.

La Generalitat, podrá administrar su presupuesto, pero deberá seguir rindiendo cuentas a Hacienda cada mes.

ctv-ssu-1525795786650

Torra no gusta, admiten, pero cualquier solución era mala, y el requisito que exige la ley es únicamente que no tenga cargas judiciales. De todas formas, según algunas fuentes, su mandato no va a ser cómodo, porque las relaciones con Esquerra son cada vez más tensas.

Desde el PP no ocultan además su enfado con Ciudadanos por echar mano de la demagogia, por pedir que no se suspenda el 155, cuando saben que la ley exige que así se haga si hay un gobierno legal. El problema es que ahora, apuntan “Inés Arrimadas deberá salir de su hornacina”, de esa burbuja de cristal en la que ha vivido para no mojarse durante todo este tiempo.

El nuevo Gobierno en Cataluña tendrá de momento, una única cosa positiva para el Ejecutivo de Mariano Rajoy: que allanará el camino para el apoyo del PNV a los presupuestos la semana que viene. Y mientras, ésta, el presidente viajará a Sofía para participar en la cena previa de líderes de la Unión Europea que la presidencia de turno búlgara ha organizado antes de la cumbre sobre los Balcanes que tendrá lugar el jueves... cumbre a la que Rajoy no asistirá para no sentarse en la mesa junto a un país que no reconoce: Kósovo.