También en directo
Ahora en vídeo

Sin micrófonos

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Sin micrófonos: El Gobierno da por buenas las críticas de los últimos días

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, preside una reunión extraordinaria...
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, preside una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. EFE | El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, preside una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. EFE

El Gobierno ha cumplido, de momento, su primer objetivo: parar la investidura de Puigdemont y evitar “una nueva burla a la democracia”. Fuentes del Ejecutivo atribuyen este logro a su recurso y a las medidas cautelares impuestas por el Tribunal Constitucional. Además, han logrado sembrar dudas entre la variable “unidad” de los independentistas. El tiempo, o las horas, más bien, les han acabado dando la razón.

Así las cosas, parece que todo lo vivido en los últimos días ha tenido su recompensa, y todas las críticas quedan amortiguadas porque, por primera vez, el estado se ha podido anticipar a las maniobras de los soberanistas. Lo han hecho, además, insistiendo en dos cosas: la nueva Mesa podría ser imputada si se ignora al Constitucional, y los diputados con causas ya abiertas ante la justicia podrían volver a la cárcel por reiteración delictiva si participan en un pleno ilegal.

La segunda fase pasa por intentar que los soberanistas entren en vereda definitivamente y presenten lo que Rajoy llama “un candidato limpio”, sin causas pendientes en los tribunales. Solo así podría darse lo que el presidente llama “una vuelta a la normalidad”, pero, se siguen estudiando todos los escenarios, también el de que el siguiente en ser propuesto sea Oriol Junqueras, lo que implicaría también al juez del Supremo, Pablo Llarena, que tendría que concederle un permiso especial para acudir de forma presencial a su investidura. De todas formas, Moncloa sigue estudiando todo tipo de escenarios.

Después de la reunión del Comité de Dirección de este lunes presidido por Rajoy, el PP volvía a la carga además, para volver a instar a Inés Arrimadas a dar un paso al frente, a intentar una investidura que, sería difícil, pero que le haría recuperar la iniciativa, dicen, y que demostraría que las instituciones no son solo de los independentistas, investidura en la que contaría con el “generoso” voto de los populares. Javier Maroto comparaba hoy la actitud de la líder de Ciudadanos con la del atleta que gana la medalla de oro y se queda en casa para contemplarla en el armario. "Eso no ayuda demasiado-decía- hay que salir a la calle".

Con todo ello, Rajoy quiere dejar claro que el Gobierno y el PP llevan la iniciativa, que no se limitan a ir ni a rebufo de los independentistas, ni al de Ciudadanos. Que hay partido, y para rato. 

Lo más visto