También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ATENTADO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Estudiantes revientan una conferencia del ministro Wert en Sevilla

  El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se ha visto obligado a suspender una conferencia titulada 'El reto de la educación', programada para las 20,00 horas de este lunes en el hotel Meliá Lebreros de Sevilla, ante la protesta 'in situ' de casi dos centenares de personas pertenecientes, en su mayoría, al ámbito estudiantil universitario.    Cuando Wert ha hecho acto de presencia en torno a las 20,20 horas los manifestantes han comenzado a corear a voz en grito consignas tales como 'Wert, escucha, Sevilla está en la lucha', 'Esto nos pasa por un Gobierno facha' o 'Wert, dimisión'; lo que ha motivado que finalmente el ministro haya abandonado el lugar en torno a las 20,40 horas, a pesar de las reiteradas llamadas al orden de la organización del evento y del apoyo mostrado por un sector de la concurrencia.

  La concentración de casi un centenar de personas a las puertas del complejo hotelero y el posterior ingreso al salón de actos de numeroso público joven y claramente vinculado con el ámbito de la universidad podía hacer presagiar lo que pasaría poco después.    Si amplia era la representación institucional --al acto han asistido, entre otros, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo; el presidente del PP-A y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y la práctica totalidad de concejales del Consistorio hispalense; diputados populares; los rectores de la Hispalense, Antonio Ramírez de Arellano, y de la UPO, Vicente Guzmán; o el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero--, mayor aún era la del colectivo del alumnado, hasta tal punto que el aforo del salón quedó sobrepasado y mucha gente se vio obligada a permanecer de pie en los laterales.    El ministro ha entrado con unos minutos de retraso sobre la hora prevista, entre aplausos y unos abucheos y silbidos que durante casi veinte minutos se convertirían en el sonido imperante en la sala. Wert no ha llegado a pronunciar una sola palabra en público, pues la algarabía formada por los estudiantes, convocados por las redes sociales y ubicados en la parte trasera del recinto --incluso han logrado introducir cartulinas con las que conformaron una pancarta reprobando la gestión del titular de Educación, Cultura y Deporte-- imposibilitaba por completo cualquier tipo de intervención.    Tras los primeros instantes de protestas, el director del El Mundo de Andalucía (medio organizador del acto), Francisco Rosell, tomó la palabra para recordar que el evento pretende constituirse en un espacio de "libertad", algo que "nos compete y nos obliga a todos". No sirvió de nada, como tampoco lo hizo el apoyo expreso que una parte del público --fundamentalmente, los situados en la parte delantera, donde se localizaban las autoridades-- otorgó al ministro en forma de aplausos que poco pudieron hacer por acallar las protestas.    Las proclamas se sucedían: 'Universidad, pública y de calidad', 'Fascista' o 'Que no, que no, que no nos representan', frente al débil 'libertad' que algunos de los asistentes corearon tímidamente. A pesar de los intentos de Rosell, que instaba a los manifestantes a dejar hablar a Wert bajo el argumento de que ya se habían oído los razonamientos del público del fondo, éstos siguieron, ya con el evidente propósito de impedir la celebración de la charla. Pese a la tensión que se ha vivido en todo momento, nunca ha llegado a producirse amago alguno de enfrentamiento entre ambos sectores, aunque sí algún incidente de escasa consideración al encararse unos estudiantes con un hombre que les recriminaba su actitud.    Finalmente, Wert se ha visto obligado a abandonar la sala tras los últimos intentos de Rosell, que llamaba a apoyar la "libertad por la que tanto hemos luchado contra el franquismo" y señalaba a los responsables de 'reventar' la conferencia que "con vuestros saltos estáis pisoteando la libertad de expresión". Muchos estudiantes permanecieron en el salón varios minutos después de la salida del ministro celebrando lo sucedido.