También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La tensión entre PP y Cs no llevará a romper el pacto

A ninguna de las dos partes les interesa romper su acuerdo político 

 

Habrá teatro, pero la sangre no llegará al río. Las relaciones entre PP y Ciudadanos pasan quizá por su peor momento, pero todo forma parte también de una misma representación en la que, en el fondo, a ninguna de las dos partes le interesa romper... Ciudadanos "nos dará" y nosotros ejerceremos nuestra "legitima defensa", dicen fuentes populares, ante los "ataques inmisericordes" que, subrayan, les tributa la formación de Rivera. Entre otras cosas porque los sondeos internos que han empezado a hacer en la calle Génova apuntan que a sus votantes les gusta esa actitud proactiva. Actitud que pasa, por ejemplo, por destacar una y otra vez las "irregularidades" detectadas por el tribunal de Cuentas en sus finanzas. 

Desde el partido naranja se insiste en que están muy tranquilos, y en que, por mucho que lo intenten, su situación no es comparable en absoluto a la del PP. Prueba de ello, decía José Manuel Villegas, es que si no, el órgano fiscalizador hubiera elevado una denuncia a la fiscalía, y no lo ha hecho.

El coordinador general popular, Fernando Martínez Maillo, recordaba, sin embargo, que por cosas similares a las que ha realizado Ciudadanos, "hay gente de otros partidos en el banquillo". Maillo reprochaba a Rivera que ejerza casi de líder de la oposición y le aconsejaba que no piense tanto en las urnas, que deje de tensar la cuerda y que ayude a favorecer la normalidad. 

 Por no coincidir, los dos partidos no coinciden ni a la hora de valorar el estado de su alianza: para Villegas el pacto está "congelado" mientras el PP siga protegiendo a los imputados por corrupción. Para Rafael Hernando, sin embargo, "fuera está gélido, pero aquí en el parlamento, hay buena temperatura". Hasta Cristóbal Montoro decía que gozaba "de buena salud"

A pesar de todo, Mariano Rajoy sigue con su libro y no está preocupado por las relaciones con su socio de investidura. "La politiquería no pude ser más importante que la política", piensa el presidente. Mientras tanto, la representación continuará en forma de reproches cruzados. "Show must go on". 

Lo más visto