También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Salgado, se justifica: "Quisimos proteger a España de un rescate"

La exvicepresidenta económica no hace autocrítica y niega presiones para sacar a Bankia a Bolsa: "Hice cero llamadas".

 

La exvicepresidenta económica Elena Salgado ha defendido durante su comparecencia en el Congreso, en la comisión que investiga la crisis financiera, las medidas que adoptó durante su mandato, entre 2009 y 2011. Reconoce que hubo "aciertos y errores" aunque no autocrítica, a diferencia de lo que hizo ayer Solbes, su predecesor. Es como la noche y el día. Salgado ha señalado que gestionó la crisis económica con el fin de proteger a España de un rescate que "habría tenido efectos desastrosos para la población y comprometido nuestro futuro como país".

Ha dicho que tuvo que enfrentarse a la crisis económica más grave de los últimos setenta años, y que las medidas que adoptó el Gobierno Zapatero intentaron proteger el desempleo y las prestaciones sociales. Ha explicado que los objetivos prioritarios durante el mandato de Zapatero fueron limitar el coste para el erario público de los recursos requeridos para ayudar a las entidades financieras en crisis, sostener los servicios públicos y el Estado de Bienestar y afrontar la crisis conjuntamente con el resto de gobiernos europeos. Salgado ha señalado que "en parte lo logramos y en parte no, porque las circunstancias no pudieron ser más adversas", y ha admitido que "sería insensato mostrar satisfacción". "Deseo pensar que en alguna medida contribuimos a preservar el futuro de España y a paliar el sufrimiento de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad", ha añadido.

Salgado ha atribuído la recaída de la economía española en 2010 a Grecia e Irlanda. Ha recordado que al inicio de ese año, en el primer trimestre el PIB empezó a crecer y la prima de riesgo estaba por debajo de los 100 puntos básicos. "Fue en este contexto cuando estalló la situación griega", ha dicho tras aludir a la reacción de los mercados financieros internacionales ante el déficit público griego de más del 15% del PIB que motivó posteriormente el rescate. Ha señalado que las complicadas negociaciones y la falta de credibilidad del programa acordado con Grecia extendieron la desconfianza hacia Portugal, Irlanda y España, que vieron aumentar sus primas de riesgo. "Precisamente, este fue uno de los primeros hitos que generaron la perniciosa interrelación entre la deuda pública y la situación de las entidades financieras, ya que el potencial rescate de un país implicaba un aumento de los intereses que obligaba a acentuar recortes en resto de partidas públicas", ha puntualizado. La exvivepresidenta económica ha indicado que el rescate de uno de los mayores bancos irlandeses, que había superado con buena nota los test de resistencia de julio de 2010, volvió a sembrar la desconfianza. Con todo ha sacado pecho porque durante su Gobierno se usaron menos recursos públicos para rescatar al sector financiero; la deuda pública sobre PIB estaba mejor; y "en mi último día en el Ministerio la prima de riesgo estaba en 311 puntos, un nivel muy alto pero 150 puntos por debajo de la italiana".

Otro de los focos de la comparecencia ha estado sus explicaciones sobre la salida a Bolsa de Bankia. Ha negado presiones: "Hice cero llamadas" para que las grandes empresas invirtieran en la OPV. "Quien diga lo contrario, ya no le digo que no le compre un coche usado, tampoco uno nuevo". Ha destacado además la independencia de los reguladores.

La comparecencia de Salgado se produce después de la de sus antecesores en el cargo Rodrigo Rato y Pedro Solbes. La próxima semana acudirá al Congreso el actual ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos.