También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Del "indecente" a la unidad frente a Torra

De descalificarse mútuamente y negarse el saludo en las elecciones de 2015 y 2016, a mostrar unidad frente a la amenaza independentista, así ha mejorado la relación entre Rajoy y Sánchez

ctv-fsx-cobra

Diciembre de 2015. Debate electoral entre el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, y el del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez. El ambiente entre ambos se caldea hasta llegar al momento culmen: el entonces líder de la oposición le dice al presidente del Gobierno que "no es decente", a lo que Rajoy le replica que esa es "una afirmación ruin, mezquina y miserable".

Las elecciones las ganó el conservador, los socialistas fueron segundos, aunque ambos perdieron muchos votos y escaños. La falta de acuerdos parlamentarios para investir presidente del Ejecutivo convirtieron esa legislatura en fallida. El único que lo intentó en dos ocasiones fue Sánchez, pero no recabó los votos suficientes en el pleno del Congreso de los Diputados y las elecciones se tuvieron que repetir en junio de 2016.

Antes, Rajoy y Sánchez se vieron dos veces las caras: el 23 de diciembre, con los resultados electorales aún calientes, Sánchez le dijo que "no" a Rajoy. Y en el mes de febrero, el presidente -en funciones- y el líder de la oposición volvían a encontrarse. Este último era el propuesto por el Rey Felipe VI para formar gobierno y aquel viernes día 12 se producía una cita en una de las salas de la Cámara Baja que dejaría una imagen para la historia: la 'cobra' de Rajoy a Sánchez, cuando le negó un apretón de manos frente a los gráficos:

Nadie esperaba nada de aquel encuentro: el PP insistía en conformar una gran coalición junto a socialistas y Ciudadanos; Sánchez buscaba apartar a toda costa a los populares -"no es no" era su mantra- aliándose con los naranjas y con Podemos. Tenía el sí de Rivera, pero los de Iglesias votaron "no", y España fue a unas nuevas elecciones. Aquella imagen supuso el momento de mayor distanciamiento entre los líderes de los dos grandes partidos.

A pesar de que Sánchez reconoció arrepentirse de haber llamado indecente a Rajoy en 'Herrera en COPE', la relación seguiría congelada ante los nuevos comicios que volvió a ganar el PP, y el sempiterno "no" del PSOE a Rajoy que se materializaría en las sucesivas reuniones posteriores a las elecciones del 26 de junio de 2016, en los meses de julio y agosto, en las que Sánchez siempre se negó a apoyar un Gobierno popular.

Unos encuentros que, en palabras del propio Sánchez tras el último antes de la investidura del conservador, fueron "perfectamente prescindibles". Para entonces, el hartazgo de la opinión pública estaba, también, en su momento más caliente. Rajoy terminó siendo elegido por el Congreso por mayoría simple gracias al apoyo de Ciudadanos, Unión del Pueblo Navarro, Coalición Canaria y Foro Asturias.

Casi un año para la siguiente reunión

Entre esa última cita, 29 de agosto de 2016, y la siguiente, en julio de 2017, pasaron casi doce meses. Rajoy y Sánchez se vieron de nuevo las caras en el Palacio de La Moncloa, esta vez con la cuestión del referéndum independentista en Cataluña como cuestión principal sobre la mesa. En aquel encuentro, el jefe de la oposición le dijo al presidente del Gobierno que rechazaba esa votación y que le apoyaría siempre y cuando las medidas que empleara para detenerlo fueran comedidas lo que incluía, ojo, excluir la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española.

La siguiente visita del socialista a La Moncloa fue en octubre del pasado año. El referéndum tomaba forma en Cataluña y las dos fuerzas más votadas en el Parlamento se reunían para hacerle frente común. Por primera vez se veían sonrisas en la foto oficial. Por primera vez, había cierto entendimiento entre Rajoy y Sánchez:

La cita y los mensajes se repetirían el día 2 de octubre, cuando Rajoy volvía a reunir a la oposición, encabezada por Sánchez. Aquella cita se producía un día después del referéndum en Cataluña. Sánchez rechazó las cargas policiales durante la jornada de votaciones pero de aquellos encuentros, en los que Rajoy también recibió a Albert Rivera, el frente constitucionalista reforzó su unidad. De hecho, el PSOE, 20 días después, anunciaba, ahora sí, su apoyo a la entrada en vigor del 155.

El último encuentro ha tenido lugar este martes, cuando ambos líderes han dejado definitivamente atrás sus encontronazos para, con otra vez Cataluña y la investidura de Quim Torra como tema esencial, exhibir su unidad frente a su discurso "xenófobo".

Lo más visto