También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Moncloa se negó a que la Generalitat le impusiera quién debía ir a la toma del cargo de Torra

Los independentistas pretendían que la representación del Estado tuviera un nivel bajo, meramente testimonial, y en Moncloa decidieron que no iban a pasar por el aro.

Moncloa se negó a que la Generalitat le impusiera quién...
 

La tarde de ayer fue tensa e intensa entre Moncloa y la Generalitat. Los representantes del recién elegido 'president' Quim Torra, exigieron que ni la vicepresidenta (la que se ha encargado de supervisar en la práctica la aplicación de ese 155 desde que fue aprobado), ni ningún ministro acudieran al palacio de la Generalitat para la toma del cargo. Nadie les venía bien, aseguran, y a todos les ponían pegas. Y lo que el Ejecutivo no estaba dispuesto era a aceptar que el gobierno entrante dijera al saliente quién tenía que ir. Pretendían, en definitiva, que la representación del Estado tuviera un nivel bajo, meramente testimonial, y en Moncloa decidieron que no iban a pasar por el aro.

En lo que se refiere a las tomas de posesión no hay nada escrito, admiten, pero hay unas normas básicas de cortesía. Que éste sea el primer paso de Torra dice mucho de él, aseguran. Sobre todo porque sus primeros hechos casan poco con el cacareado diálogo que predica y exige. "Si éste es el juego, ya nos lo sabemos, pero no va a tener mucho recorrido", auguraban. Rafael Hernando, lo decía este mismo mediodía con otras palabras: "Si su camino o su trayectoria va a ser la de volver al pasado, ya sabe cuál va a ser su destino final”.

EL Gobierno ha criticado además el modelo de acto organizado por la Generalitat, modelo semi-clandestino, que “degrada”, dicen, la propia dignidad de la institución. Al Ejecutivo no le ha gustado tampoco que Torra no hiciera alusión al Rey o a la Constitución en su toma de posesión. PP y PSOE han avanzado por ello que estudiarán una reforma legislativa para concretar las fórmulas de acatamiento de un cargo y evitar los espectáculos imaginativos que han proliferado en los últimos tiempos.

Lo más visto