También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Las mujeres de los exconsejeros en prisión: "Somos víctimas de un relato ya escrito"

Han denunciado que sus maridos "están en la cárcel por castigo y por escarmiento", y han agradecido "todos los apoyos recibidos".

Las mujeres de los exconsejeros en prisión: Somos víctimas de...
 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Las parejas de los exconsellers Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull han afirmado hoy que los encarcelamientos preventivos dictados por el juez Pablo Llarena les resultaron previsibles, pues han denunciado que sufren las consecuencias de un "relato" que estaba escrito de antemano. "Estamos viviendo un relato ya escrito. Fuimos a Madrid con la maleta preparada, y el día anterior ya habíamos hablado con nuestros hijos (sobre la posibilidad del encarcelamiento)", ha confesado Diana Riba, pareja de Romeva en un coloquio en Catalunya Ràdio.

Así se ha manifestado también Blanca Bragulat, compañera de Jordi Turull, que ha asegurado que tenía "clarísimo que se los volvían a quedar" y ha admitido que los ahora presos "lo tenían todo preparadísimo". Por su parte, Meritxell Lluís, pareja de Josep Rull y concejala en Terrassa (Barcelona), ha denunciado que "están en la cárcel por castigo y por escarmiento", y ha agradecido "todos los apoyos recibidos y cada una de las sonrisas dedicadas".

Laura Masvidal, compañera de Joaquim Forn, ha pedido a la sociedad catalana que reflexione: "Se debe pensar qué y quién ha roto la convivencia. La gente que piensa que hemos llegado hasta aquí por culpa de la independencia se equivoca", ha considerado culpando al Estado de la actual coyuntura.

Las cuatro han afirmado que sus parejas en ningún momento se han planteado salir del país, como sí han hecho otros dirigentes, aunque admiten que "los que entran en la cárcel no tienen ninguna voz, mientras los que están fuera, al menos, pueden hablar", en palabras de Riba. Han explicado que, aunque los presos independentistas están en la misma cárcel, la de Estremera, en el día a día no se ven, ya que no comparten los mismos espacios, y se han mostrado sorprendidas porque este centro penitenciario utilice fax y no otras vías de comunicación.

Las parejas de los presos, que han creado la Asociación Catalana por los Derechos Civiles, han explicado que los encarcelados tienen derecho a diez llamadas de cinco minutos de duración por semana, por lo que no atender una de ellas es como "perder un tesoro".

Lo más visto