También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EXTERIORES

Josep Borrell, la "bestia negra" del independentismo

 
  • Agencias

El político catalán, de 71 años, ingeniero aeronáutico y doctor en Ciencias Económicas, vuelve así a la primera línea política dos décadas después de haber sido ministro en el último Gobierno de Felipe González y tras renunciar en 1999 a la candidatura a presidente del Gobierno que ganó en primarias a Joaquín Almunia.

ctv-jtn-451846

Josep Borrell Fontelles (La Pobla de Segur, Lleida, 1947), que fue uno de los principales apoyos de Sánchez en las primarias de hace un año, recuperó presencia mediática a finales del año pasado, en los meses de más tensión por el desafío secesionista del entonces presidente catalán, Carles Puigdemont.

Borrell ha aceptado la oferta para ser ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de Pedro Sánchez, tal y como adelantó COPE el pasado sábado según fuentes socialistas conocedoras de los contactos del jefe del Ejecutivo para conformar su gabinete.

Sus dos intervenciones en las manifestaciones de Barcelona convocadas por Sociedad Civil Catalana tras el referéndum del 1-O, en contra de la declaración unilateral de independencia y en defensa de la unidad de España, fueron especialmente elogiadas en el ámbito constitucionalista.

Sánchez tiene previsto dar a conocer el próximo miércoles el organigrama y los nombres de su Ejecutivo, que tomarán posesión el jueves y celebrarán el viernes su primer Consejo de Ministros.

En los últimos años, Borrell se ha destacado por rebatir los argumentos de los independentistas contra España y tuvo un papel protagónico en la masiva manifestación en Barcelona convocada por Sociedad Civil Catalana tras el referéndum 1 de octubre y que perseguía mostrar al mundo que no son mayoría los catalanes que ansían la independencia.

ctv-mgd-39659

En las elecciones generales de 1986 fue elegido diputado en el Congreso y, desde entonces, consiguió sucesivas reelecciones en los comicios de 1989, 1993, 1996 y 2000.

El 11 de marzo de 1991, Felipe González lo nombró ministro de Obras Públicas y Transportes, cartera desde la que promovió la reestructuración y modernización los ferrocarriles y potenció la red de cercanías.

Bajo su mandato también se estimuló la construcción de viviendas en base a nuevos planes de edificación, se agilizó el funcionamiento de Correos mediante su cambio jurídico a organismo autónomo, se construyeron numerosas autovías, se inició el Plan Hidrológico Nacional y el Plan Director de Infraestructuras y se impulsó la reordenación de las telecomunicaciones.

Con la victoria del PP de José María Aznar en las elecciones generales del 5 de marzo de 1996, Borrell cesó como ministro.

Pero el paso atrás de Felipe González al frente del PSOE abrió el debate sucesorio, en el que Borrell compitió con Joaquín Almunia.

Ambos concurrieron en abril de 1998 a las primarias del PSOE para la designación del candidato a la Moncloa, una elección en la que Borrell se impuso a Almunia.

Sin embargo, un año más tarde renunció como candidato a la presidencia del Gobierno tras estallar el caso Huguet-Aguiar, que salpicó a dos personas de su confianza, investigadas por fraude fiscal y cohecho.

El 13 de junio de 2004, fue elegido eurodiputado como cabeza de lista del PSOE a estos comicios y el 20 de julio fue nombrado presidente del Parlamento Europeo, cargo que ostentó hasta enero de 2007, tras un acuerdo del Grupo Socialista con el Popular, que pasó a controlar la presidencia la segunda parte de la legislatura.

El 14 de enero de 2010, Borrell fue nombrado presidente del Instituto Universitario Europeo con sede en Florencia, cargo del que dimitió en abril de 2012 debido a un conflicto de intereses en tanto que también formaba parte del Consejo Asesor Internacional de la empresa Abengoa, dedicada al desarrollo tecnológico sostenible en los sectores de energía y medioambiente.

En este último año, Borrell ha recuperado protagonismo y presencia en la escena política catalana, erigiéndose en una de las voces del PSC más críticas con el proceso independentista.

De hecho, el 8 de octubre de 2017, Borrell fue uno de los que tomó la palabra al final de una multitudinaria manifestación en Barcelona en defensa de la unidad de España, una semana después del referéndum del 1-O. 

 

Lo más visto