También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Alberto Núñez Feijóo: El rey de las mayorías absolutas

El presidente de la Xunta ha ganado tres elecciones seguidas en Galicia y se postula como sucesor de Mariano Rajoy al frente del PP

Feijóo
El ex director de Correos y Telégrafos, Núñez Feijóo, en un mitín de su partido en Galicia EFE
  • COPE.es

De Galicia a Galicia. De Mariano Rajoy a Alberto Núñez Feijóo. El actual presidente de la Xunta parece el candidato mejor posicionado para disputarle la presidencia del PP a sus dos principales oponentes, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal.

Pero Feijóo se mantiene apartado estos días, poniendo su mejor cara ante la nube de periodistas que lo atosigan allá a donde va, midiendo con esmero cada una de sus palabras para que no se confundan sus intenciones.

Consejero regional

Se trata de un hábito que ya adquirió en sus primeros años dentro de la política como consejero de Agricultura, Ganadería y Montes del gobierno gallego, y que fue cultivando más tarde como secretario general de la consejería de Sanidad y Servicios sociales.

De ahí fue llamado, en 1996, al gobierno de Aznar como secretario general de Asistencia Sanitaria en el Ministerio de Sanidad. Pero su puesto de máxima importancia nacional le llegó cuatro años más tarde, cuando se puso a cargo de Correos y Telégrafos.

Dentro de la entidad impulsó un modelo de renovación basado en la adaptación al formato digital, que culminó con el portal web de Correos y el pago con tarjeta a través de Internet.

Presidente de la Xunta

En 2006, cansado de ser parte de la oposición al Ejecutivo de Zapatero, decidió volver a Galicia encumbrado a la categoría de líder del PP en la comunidad autónoma. Tres años después se presentó a las elecciones y las ganó con una amplia mayoría de 38 diputados.

Feijóo era “el nieto de Eladia”, como lo conocían en su pueblo natal. Un hombre “cercano, estudioso y obediente” que comía en mesones baratos junto a su gente y renunciaba a vivir en la residencia presidencial. Con ese perfil le fue fácil ganar a muchos votantes, que veían en él a un buen defensor de los valores gallegos. 

Su experiencia como gestor en la concejalía de la Xunta y su reputación a nivel nacional le permitieron convencer, además, al sector nacionalista de centro derecha, que se veía huérfano de partidos a los que apoyar. Su entrada en el gobierno gallego restauró la supremacía del PP, que había perdido en 2005 por la coalición PSOE-BNG.

Y, desde entonces, no se ha cansado de ganar. En 2012 repitió la fórmula: 41 diputados, y en 2016, elecciones a las que no tenía pensado presentarse, terminó revalidando su mayoría. Ni siquiera En Marea, la coalición de Podemos para Galicia, pudo amenazar la hegemonía del gallego, y tuvo que conformarse con pelearse por ser primera fuerza de la oposición con 14 escaños.

¿Presidente popular?

Ahora, en 2018 y con un Congreso del Partido Popular por celebrarse en julio, el presidente de la Xunta deberá decidir si agota la legislatura en Galicia el año que viene o da el gran salto a la política nacional. Muchos dirigentes de la formación le respaldan, pero el peso de Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal en la Ejecutiva de Rajoy le dificultarán el acceso a la presidencia.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado