También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Miles de aficionados hicieron volver a los jugadores al césped

Osasuna baja, pero demuestra que es diferente

El descenso de Osasuna deja muchas imágenes, sonidos, conclusiones y análisis. Muchas de ellas pueden tener ciertas similitudes con las derrotas sufridas por otros equipos en pasadas campañas, sin embargo, la reacción de la hinchada rojilla no fue la habitual. Mientras los pañuelos, los gritos o las pintadas han servido como maneras de reaccionar en otras ciudades, Osasuna se despide de Primera División apoyado por sus aficionados.

Osasuna era de los pocos equipos que puede presumir de no haber jugado en Segunda División durante este siglo XXI. Visto el presupuesto de los navarros, las decisiones arbitrales sufridas, la población de Navarra y otro tipo de variables, casi suena a milagro que los rojillos hayan aguantado catorce años en la máxima categoría del fútbol español. Lo más particular de este descenso ha sido que se ha producido en la temporada que menos pinta tenía. El ultimo mes y medio de camapaña ha sobrado, según palabras de Damiá, ya que tras ganar al Atlético de Madrid en el Sadar por 3-0 nadie podía pensar que este equipo pudiera perder la categoría. Sin embargo, las dinámicas futboleras funcionan de esta manera y ahora Pamplona llora la presencia de su equipo en Segunda División.