También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Preguntas muy ingenuas que casi nadie responde

Manuel Cruz

Si los guardacostas italianos y españoles hacen guardia en el Mediterráneo para recoger a los inmigrantes que vienen en pateras y muchos de ellos mueren ahogados, ¿por qué no enviamos nuestros barcos a los puertos libios o marroquíes para recogerlos en tierra y evitar así los naufragios? ¿No resulta una trágica hipocresía dejarlos que afronten la muerte en la travesía para luego dar la imagen humanitaria de salvarlos, envolverlos en mantas de la Cruz Roja y encerrarlos en centros carcelarios, sin darles una solución humana?

¿Por qué la izquierda acusa al Gobierno de freirnos a impuestos cuando sus propuestas consisten, precisamente, en aumentar el gasto público…financiado por los asalariados?

¿Por qué los políticos no se atreven a definir la corrupción más allá de los abusos del poder, las cuentas en paraísos fiscales o las tramas políticas y empresariales de los “conseguidores” de favores? ¿No es la corrupción una depravación moral que abarca todos los vicios humanos, especialmente los que atacan la dignidad de la persona? ¿No es corrupción la vulneración de las leyes? ¿No es corrupción el tráfico de armas, la ingeniería financiera, la idolatría del bienestar? Y me atrevería a preguntar todavía más, aunque pise suelo pantanoso: ¿No es corrupción el “orgullo” de quienes imponen la ideología de género, de los que camuflan con el lenguaje políticamente correcto su proyecto de desvirtuar políticamente la familia (ni padre ni madres, ni hijo ni hija, solo progenitores y criaturas), de los que consideran el aborto un progreso social?

¿Por qué el Gobierno no ha dicho todavía qué hará, aparte de acudir al Tribunal Constitucional, cuando se acerque la fecha anunciada para el referéndum separatista de la Generalidad catalana? ¿Por qué no ha aplicado ya el artículo 155 de la Constitución, tal y como selamenta -¡oh!- Alfonso Guerra? Recuérdese lo que dice el artículo: “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”. ¿No tiene el Gobierno mayoría en el Senado?

¿Por qué la pregunta sobre el susodicho referéndum no aclara que la respuesta afirmativa a la independencia supone la salida automática de Cataluña de la Unión Europea? ¿Por qué esta cuestión clave no ha sido ampliamente explicada dentro y fuera de Cataluña? ¿Subsiste, acaso, alguna duda sobre la respuesta que daría Bruselas a una Cataluña separada de España?

¿Estaría de acuerdo la Generalidad catalana con la propuesta del neosocialismo de Sánchez, de reformar la Constitución para considerar a Cataluña como una “nación” dentro de un Estado federal?

¿Por qué el Gobierno no ha convocado un referéndum nacional para que los españoles opinemos sobre el “proceso” catalán?

Y ahora que celebramos el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas en España y la estabilidad económica parece más o menos garantizada ¿por qué el señor Rajoy, dentro de sus competencias, no disuelve las Cortes, convoca nuevas elecciones y salimos de la angustia de lo que harán Sánchez e Iglesias con España? ¿Teme el presidente del Gobierno ser tachado de irresponsable si prefiere seguir en La Moncloa a que la izquierda ensaye el modo de desahuciarlo? ¿Cuánto tiempo va a aguantar todavía las acusaciones de corrupción, sin pestañear?

Y por último, de momento: ¿Qué plan tiene el señor Rajoy para volver a ganar la confianza de sus votantes? ¿Cree que la gente la va a perdonar los casos de corrupción por miedo a un nuevo “frente popular”?

Lo más visto