También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Corrupción o pecados capitales?

Manuel Cruz

¿Corrupción, dice usted?

Si, si, oleadas de corrupción, tsunamis de corrupción, tempestades de corrupción… Y todas recaen sobre el malvado, perverso, “austericida” Partido Popular que nos gobierna.

Pero ¿no es el mismo partido que está sacando a España de la crisis económica, el que está generando empleo, el que ya es admirado en Europa como el único que ha sido capaz de crecer más que otros países, a pesar del lastre que le dejó un tal Zapatero?

- Bueno, si, pero está hundido en un pozo sin fondo de corrupción. Ya sabe, los Gurtel, la Púnica, la Lezo, lo de Valencia, lo de Murcia… Y si quiere, la banda de los Bárcenas, la banda de los Granados, la banda de los González y quien sabe cuántas bandas más. Ya ve, ha tenido que dimitir hasta Esperanza Aguirre porque no supo elegir ni vigilar a sus colaboradores.

Ya. ¿Y que me dice los Pujol, de los que fueron presidentes socialistas de la Junta de Andalucía –si, si, los “Eres” fraudulentos y los cursos de formación profesional- de los sindicatos que cobraban por cada despido subvencionado, de ese ugetista asturiano que se llevó la pasta a manos llenas; de los pagos del chavismo a los “podemitas” para implantar en España una sucursal de Venezuela…

Bueno, lo que hagan los demás no preocupa gran cosa. Aquí y ahora, lo que importa es arrojar basura sobre el PP y, sobre todo, echar a Rajoy, hacer desaparecer la “derecha” de la vida política.

Como vengo de la Luna, no llego a entenderles a ustedes, los españoles. ¿Es mejor, acaso, una coalición de la izquierda para terminar el trabajo de demolición de España que empezó Zapatero y que ahora aspira a proseguir el aspirante Sánchez, con el aplauso de los separatistas catalanes?

Zapatero ya pasó a la historia. Ahora, quien manda es Rajoy.

¿Y por qué se quiere acabar con él?

Por corrupto, claro.

¡Ah! ¿Es que ha sido condenado por algún delito?

No, pero ha dejado robar a otros. Además de los que ha citado antes, están los Rato, los Blesa…

Pues yo, desde la Luna, veo otras muchas corrupciones de las que nadie habla. ¿Recuerda usted aquella fabulosa descripción que hizo Fernando Díaz Plaja sobre el español y los siete pecados capitales? Si, hombre, en los años ochenta hasta se hizo una serie para la televisión que dirigió Forqué, con Jesús Puente y Juanjo Menéndez de protagonistas. La corrupción a la que usted se refiere cuando habla de unos cuantos “peperos” que se han beneficiado de sus cargos para enriquecerse, es un grano de anís en comparación con la corrupción moral que aplaude buena parte de la sociedad, aunque Díaz Plaja escribía en plan humorístico.

A ver, a ver, explíquese usted.

Hombre, muy sencillo. Así, de entrada se me ocurre preguntarse si la ideología de género que todos los partidos aplauden con las orejas no es una corrupción como la copa de un pino… ¿No es corrupción la filtración de sumarios secretos que implican a personas cuya inocencia queda arrastrada por los suelos? ¿No es corrupción que algunos medios de comunicación se dediquen a difamar casi a voleo, sin preocuparse de comprobar la veracidad de sus fuentes? ¿No es corrupción que se haya formado hasta un sindicato de abogados para extorsionar a los bancos?¿No es corrupción que haya dos o tres varas de medir a la hora de imputar o enjuiciar a dirigentes políticos, según el color de su ideología? ¿No es corrupción que la banca haya estado cobrando cláusulas suelo a quienes solicitaban un crédito hipotecario? ¿Y qué me dice de las “preferentes”? ¿No es una corrupción esa adoración general del dinero? ¿No es corrupción esos sueldos que cobran los altos dirigentes de las empresas punteras, incluidos los bancos? ¿No es corrupción la avaricia, la lujuria, el adulterio, y, en fin todos esos pecados capitales que hasta se aplauden sin pudor alguno? ¿No es corrupción comprar el vientre de una mujer para tener un hijo? ¿No es corrupción la “indulgencia” de tantas familias que dejan a sus hijos enganchados a las redes sociales? ¿No es corrupción la economía sumergida, la que ofrece servicios con Iva o sin Iva? Y seguiría, seguiría…

Bueno, eso es harina de otro costal. Entiendo que la corrupción de los González, los Granados o los Rato es fruto de su avaricia personal. Pero el PP debería escoger mejor a los que nombra para altos cargos, ¿no cree?

Pues, entonces, cúlpese al PP de falta de olfato, de dejadez o, simplemente, de no sospechar de los suyos. Pero de ahí a acusar a Rajoy de corrupción hay un abismo. Y ese abismo se cruza con extraordinaria ligereza. Además, si hay que hablar de la financiación de los Partidos, ¿no se acuerda de la época de las Filesas y las Malesas? ¿De los fondos de reptiles? ¿De los “Eres” (y perdone que sea tan insistente, pero es que ahí está el mayor escándalo de corrupción que ha ha habido en España y no es cosa del PP…) ¿Cómo se atreven en el PSOE a acusar al PP de corrupción? Más aún, me pregunto qué haría el PSOE si gobernase ahora. Hay mucho que hablar de estas cosas antes que de la corrupción del PP. Si, ahí están los Bárcenas, los Granados, los González… Siete bandidos si se quiere, aunque habrá que verlo todo cuando sean juzgados y sentenciados. Pero ¿qué me dice de ese magistrado que estuvo a las órdenes de Chaves y Griñán en la Junta de Andalucía y que ahora se va a encargar de juzgarlos…? ¿No es eso corrupción?

Bueno, yo le hablo del PP porque tiene ahora la responsabilidad de gobernar.

¿Y existe alguna alternativa? Si, ya se que Pablo Iglesias quiere presentar una moción de censura al Gobierno y que está esperando que Sánchez se haga con la Secretaria del PSOE para presentarla… Ya, ya. Pero le haré la última pregunta ¿Dónde está la sensatez de los españoles?

¿Sensatez, ha dicho sensatez? Mire, la realidad es que aquí todo el mundo está dispuesto a tirar la primera piedra. Se ha perdido la noción de la sensatez por no decir del pecado. Y le diré más: no hable mucho de los pecados capitales: hoy dan risa…

Pues ese es el quid de la cuestión. Y, sin embargo, parece que duele mucho la corrupción de unos cuantos. ¿No habrá por medio algo de envidia? Perdón: no quería molestar.

Lo más visto