También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
PODEMOS IU (Previsión) (Corrección)

Podemos e IU encaran una semana clave en la negociación de su confluencia

(Corrige el nombre del secretario de organización de IU, Ismael González, en vez de Ismael Moreno en el segundo párrafo)

  • Agencia EFE

(Corrige el nombre del secretario de organización de IU, Ismael González, en vez de Ismael Moreno en el segundo párrafo)

Sonia López

Las negociaciones entre Podemos e IU para cerrar los detalles de la confluencia con la que concurrirán juntos a las elecciones de 2019 entran esta semana en una fase clave, que pone en marcha la cuenta atrás para sellar su pacto electoral para las municipales, autonómicas y europeas.

Los secretarios de Organización de ambos partidos, Pablo Echenique e Ismael González, llevan meses de reuniones sin que hasta el momento hayan informado de acuerdo alguno, aunque unos y otros repiten desde hace semanas que las negociaciones marchan bien y que el anuncio puede estar cerca.

De momento, el próximo sábado, 12 de mayo, IU reúne a su Asamblea Político y Social, ante la que Alberto Garzón expondrá la hoja de ruta de la dirección federal de cara al próximo ciclo electoral y fuentes de Izquierda Unida confían en que a ese encuentro pueda llevar ya cerrado el documento con las líneas generales que regirán su alianza con Podemos.

Desde la formación morada no aseguran que vaya a ser así, pero sí admiten que las negociaciones están muy avanzadas.

La decisión de concurrir juntos a las elecciones del próximo año no ha estado nunca en cuestión, es algo que tanto Garzón como el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han dejado claro desde el principio.

Los interrogantes están en si finalmente IU ve colmadas sus aspiraciones de mayor visibilidad en una alianza que rectifique los fallos detectados en el grupo parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso, cómo van a compaginar sus distintas primarias para después confeccionar las listas y cuál es la marca electoral elegida.

Garzón va a proponer que sus federaciones pongan en marcha los procesos de primarias entre junio y octubre, mientras Podemos celebrará sus propias consultas para elegir a sus candidatos, como ya está haciendo en Madrid, donde es previsible la elección de Íñigo Errejón como candidato a la Presidencia de la comunidad.

A la Asamblea Político y Social del próximo sábado, Garzón llevará una declaración política que proclama que "el reconocimiento de la pluralidad, el respeto a la diversidad y la cooperación entre iguales son principios ineludibles para el fortalecimiento de las confluencias".

Pablo Iglesias también defendió en un encuentro con su militancia celebrado en abril que para ganar las próximas elecciones es "imprescindible" caminar juntos "de igual a igual" con IU y otras fuerzas políticas, siempre desde su posición de liderazgo pero con generosidad.

Una generosidad que habrá que ver si se materializa también a la hora de repartir los puestos en las listas electorales y de elegir el nombre con el que concurrirán a las urnas.

Podemos ya tiene claro que su nombre estará en la papeleta electoral porque así lo han decidido sus inscritos en una consulta celebrada el pasado marzo cuando los militantes de la formación morada avalaron la propuesta de Iglesias de que su marca esté presente en todas las elecciones, salvo en los municipios donde ya participan en gobiernos consolidados con otro nombre, lo que deja muchas posibilidades abiertas.

Garzón también anunció que consultaría a sus bases si quieren que sus siglas figuren en la marca electoral porque considera que la alianza tiene que visualizar a las distintas organizaciones que la conformen para que todos se vean reconocidos y representados.

Con la confianza de poder cerrar cuanto antes las negociaciones, la Asamblea de IU analizará el sábado próximo su estrategia para 2019, y en los planes de Garzón entra también la apertura a partir del 2 de junio de un proceso participativo para elaborar "un programa marco" con el que las confluencias puedan concurrir a las elecciones, y que tendrán también que consensuar con sus socios.

La declaración política de la dirección federal, a la que ha tenido acceso EFE, recalca la voluntad de IU de forjar las alianzas más amplias posibles con organizaciones políticas, sociales, sindicales y ciudadanía "movilizada sin ninguna adscripción", lo que abre también la puerta a atraer a sectores descontentos o desengañados con Podemos.

Con estos argumentos, Garzón también intentará calmar a los críticos dentro de su formación.

En Madrid, por ejemplo, IU ya ha advertido de que la elección de Errejón no es vinculante porque después tendrán que conformar una lista conjunta.

Otras federaciones de la formación de izquierdas se han levantado en contra de la propuesta de la dirección federal de abandonar su estructura de partido político clásico y convertirse en un movimiento político y social.

Ante el revuelo interno hace unos días Garzón remitió una carta a sus militantes para garantizarles que "en ningún caso" se plantea un proceso que culmine "con la absorción de IU" por parte de Podemos.

Lo más visto