También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CRISIS CATALUÑA

Piqué y Bono avisan que la agenda del diálogo no pueden marcarla soberanistas

Madrid, 13 jun (EFE).- El exministro de Asuntos Exteriores Josep Piqué y el expresidente del Congreso José Bono han coincidido hoy en advertir que el diálogo y la negociación que el Gobierno establezca con Cataluña no puede ser en base a una agenda marcada por los independentistas.,Ambos han participado hoy en la mesa redonda "El futuro del modelo territorial del Estado", en unas jornadas del Colegio General de la Abogacía de España para conmemorar los 40 años de la Constitución, junto con el ca

  • Agencia EFE

El exministro de Asuntos Exteriores Josep Piqué y el expresidente del Congreso José Bono han coincidido hoy en advertir que el diálogo y la negociación que el Gobierno establezca con Cataluña no puede ser en base a una agenda marcada por los independentistas.

Ambos han participado hoy en la mesa redonda "El futuro del modelo territorial del Estado", en unas jornadas del Colegio General de la Abogacía de España para conmemorar los 40 años de la Constitución, junto con el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona Francesc de Carreras.

Piqué ha manifestado que, si hay que ir a una negociación o diálogo con el nuevo Govern catalán, tal y como ha planteado ya el Ejecutivo de Pedro Sánchez, es "imprescindible" llevar unos límites y la agenda "sobre la que discutir" y no dejar que la establezcan los independentistas.

Para Bono está claro que la solución para el conflicto catalán "quizás tenga que venir del diálogo", pero ha indicado que, aunque apoyará la línea de su partido, el PSOE, no podrá defender "con entusiasmo" soluciones que "solo nos conduzcan a ganar las elecciones".

A su juicio, es "conveniente" negociar, pero eso no significa hablar de lo que el otro quiere, ni sentarse a una mesa en la que las única peticiones sean "los planteamientos secesionistas".

"No hubiésemos acabado con ETA si los planteamientos de los etarras fuesen los únicos objeto de negociación", ha advertido en este sentido, y ha puntualizado que uno de los primeros límites para negociar debe ser el respeto a la ley "sin ninguna excepción".

Así, ha considerado que no se puede ir a este diálogo con el Govern desde la "debilidad" y ha reprochado que "no caben las amenazas en una España democrática de quienes se consideran únicos, puros y distintos", en referencia a los independentistas catalanes.

Por su parte, Piqué ha rechazado una reforma de la Constitución hecha "ad hoc" para solucionar la crisis catalana porque cualquier cambio en este sentido tiene que ser decidido por el conjunto de los españoles, y ha señalado que el problema viene de hacer un Estatut catalán "sin consenso" en 2006.

Al contrario de lo que afirmó ayer en este mismo foro el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, Piqué no cree que el origen del conflicto esté en la sentencia del Tribunal Constitucional que anuló algunos artículos en 2010, sino en el propio Estatut aprobado en el Parlament, que era "directamente delirante, aparte de inconstitucional".

"La sentencia es muy buena y se la critica y se la desprecia, cuando hizo lo que tenía que hacer", ha manifestado Piqué sobre esta respuesta del TC al recurso que presentó el PP.

Piqué ha indicado que el debate de fondo sobre el conflicto catalán es dónde reside la soberanía nacional y no puede estar en un parlamento regional.

"Los catalanes tienen derecho a decidir sobre Cataluña, y el resto de españoles también, porque el conjunto de España tiene mucho que ver con lo que pase en Cataluña", según Piqué.

El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona Francesc de Carreras ha afirmado que "políticamente es el peor momento para reformar la Constitución" por la dificultad de lograr un acuerdo entre partidos constitucionalistas.

Pese a ello, Carreras ha apuntado que la posible reforma constitucional debería pasar por establecer "un Senado que fuera representante de los gobiernos autonómicos" y añadir facilidades para que el Tribunal Constitucional resuelva "los conflictos de competencia".

Lo más visto