También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MARRUECOS INMIGRACIÓN

Maleno: Negar la tortura a la que me están sometiendo es una forma de tortura

Sevilla, 3 may (EFE).- Helena Maleno, miembro de la organización de defensa de inmigrantes Caminando Fronteras, acusada por asociación de malhechores y de favorecer la inmigración irregular en Marruecos, ha declarado hoy que "negar la tortura a la que me están sometiendo es una forma de tortura".,La activista almeriense, que ha mantenido una reunión con representantes de Podemos e IU en el Parlamento andaluz, ha criticado en estos términos la negativa del Gobierno central a reconocer que la inve

  • Agencia EFE

Helena Maleno, miembro de la organización de defensa de inmigrantes Caminando Fronteras, acusada por asociación de malhechores y de favorecer la inmigración irregular en Marruecos, ha declarado hoy que "negar la tortura a la que me están sometiendo es una forma de tortura".

La activista almeriense, que ha mantenido una reunión con representantes de Podemos e IU en el Parlamento andaluz, ha criticado en estos términos la negativa del Gobierno central a reconocer que la investigación judicial sobre su caso está basada en un expediente "enviado" por la Policía española.

"Se me pusieron los vellos de punta cuando el Gobierno negó la existencia de los informes que ha enviado la Policía española a Marruecos, informes terribles y durísimos, llenos de falsedades, por los que he sido interrogada en Marruecos. Yo tengo los informes", ha manifestado a los periodistas.

Maleno ha opinado que "negar la tortura a la que estoy siendo sometida es una forma de tortura" y ha detallado que la instrucción judicial en Marruecos ha terminado y espera que el caso se archive, tal y como se cerró en la Audiencia Nacional por considerar que las actividades "no son constitutivas de delito", ha agregado.

Miembro de la organización de defensa de inmigrantes Caminando Fronteras, esta almeriense de 47 años que ha vivido los últimos dieciséis en Tánger ha admitido que la espera está siendo "muy dura", pero se ha mostrado convencida de que ganarán, "porque al final la vida siempre gana".

A su juicio, el derecho a la vida "no puede estar nunca por encima del control migratorio", algo que -según ella- han entendido los distintos pueblos del territorio español, entre ellos el andaluz, del que ha dicho que está teniendo una "altura democrática que no está teniendo" el Gobierno español.

También ha denunciado la "criminalización" de la solidaridad y de las personas que defienden el derecho a la vida, unas 45 en Europa, y se ha referido a un informe de la ONU en el que se recoge que la UE "no está cumpliendo" con la labor de asilo y refugio que es una "prioridad democrática".

Lo más visto