También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Macron, nueve claves de un año de presidencia

Emmanuel Macron, presidente de Francia
REUTERS

1.-Emmanuel I el Reformador

El análisis exhaustivo de Le Monde sobre 85 promesas de campaña de Macron revela que el presidente francés ha realizado o están en proceso de realización 53 promesas, como la reforma del trabajo o la imposición de 50% de productos bio en los restaurantes de colegios y empresas; otras 24 tienen un futuro incierto, como la mayor autonomía de las universidades; 6 las ha mantenido sólo parcialmente, como la moralización de la vida política; y ha roto 2, la apertura del subsidio del paro a todos los trabajadores, y la posibilidad de cobrar el paro tras abandonar voluntariamente un trabajo.

2.-Un presidente que manda

El antiguo jefe del Estado Mayor de los Ejércitos, el general Pierre de Villiers, es el mejor situado para saberlo. Cuando le anunciaron que le recortaban el presupuesto de forma inesperada, el general protestó ante los diputados en una audición a puerta cerrada. Sus comentarios fueron filtrados y Macron cortó por lo sano: De Villiers le presentó la dimisión. 

Macron nunca lo ha ocultado, Francia necesita un presidente « jupiteriano», y él asume el papel de rey de dioses.

3.-Macron y la unidad de España

«Yo sólo tengo un interlocutor en España, el primer ministro Rajoy». La crisis abierta tras la declaración de independencia del parlamento de Cataluña es considerada por el presidente francés como «un tema interior» de España que debe ser resuelto en el marco de su constitución, y ha mostrado su apoyo en diversas ocasiones al gobierno español. Macron ha llegado a afirmar que la actuación de los separatistas está motivada por « egoísmos económicos que me dan miedo ».

4.-Medio centenar de viajes y un pulso mediático a Donald Trump 

Emmanuel Macron no cuenta ya las horas de vuelo desde que es presidente: China, Estados Unidos, India, Australia… y Rusia a finales de mes.

Pero su política exterior ha estado marcada por su relación con Donald Trump, una relación que quiere personal, amical. Ante la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el Clima, Macron respondió invitando al presidente americano a las celebraciones del 14 de Julio en París. Y éste se lo ha pagado ofreciéndole la primera visita de Estado a Washington bajo su presidencia.

Macron busca el pragmatismo en las relaciones trasatlánticas, hablar a Trump « sabiendo perfectamente que su política extranjera responderá siempre a sus objetivos de política interior ».

5.-Confrontado al terrorismo

Macron ya ha vivido dos atentados mortales como presidente: en septiembre, el asesinato de dos estudiantes en la estación de trenes de Marsella, y en marzo, la muerte de cuatro personas en los ataques de Carcassone y Trèbes. 

Su política sigue los pasos de sus antecesores, aunque para luchar contra la radicalización apuesta más por la educación. Para salir del estado de emergencia, impuesto desde noviembre de 2015, ha creado una ley que recoge muchos de los elementos del mismo. 

6.-Macron pisa el acelerador, pero sus homólogos europeos le ponen el freno.

El presidente francés debía tomar el relevo de Angela Merkel en el liderazgo europeo, pero sus numerosas propuestas para relanzar Europa no han sobrepasado en muchas ocasiones el marco de sus discursos. 

En materia de Defensa, Macron quiere una fuerza común de intervención, con su presupuesto correspondiente y un cultura estratégica común, que Berlín ve con reticencia porque se traduce en poner más dinero sobre la mesa, y apoyar operaciones francesas en las que no quieren participar como el reciente ataque a Siria.

7.-Sus ambiciones de reformar la zona euro

Con la creación de un presupuesto propio para mutualizar riesgos, « no es una buena idea », dicen desde el otro lado del Rin.

De momento, su idea de crear listas transnacionales para el Parlamento Europeo, más allá de las divisiones entre derecha e izquierda,  hace aguas, porque donde él ve un refuerzo de la democracia, otros temen la mano larga de Francia controlando la institución. Y los franceses son los primeros a no estar convertidos al europeísmo de Macron. 

8.-La primera dama

Omnipresente durante la campaña presidencial, Brigitte Macron era « la parte no negociable » del candidato a la presidencia a la República. Desde el primer momento han puesto en escena su pareja a través de reportajes en las revistas del corazón. Ya en el Elíseo, la primera dama ha sabido adoptar un perfil bajo, pero muy activo. Tras un primer momento de desconcierto, la gente se ha acostumbrado a la diferencia de edad entre ambos, y Brigitte Macron se ha convertido en el puente de enlace entre el presidente y los franceses que acuden a ella sabiendo que si logran atraer su atención, el mensaje llegará a Macron.

9.-Presidente de ricos versus tratamiento de morfina.

La mayoría de los franceses (60% según sondeo de Odoxa), dice que Emmanuel Macron es el presidente de los ricos y por eso no quieren que se presente de nuevo para ser presidente en 2022. Para Macron el descontento procede de que los franceses están acostumbrados a que cuando quieren un cambio se les calma distribuyendo dinero público. «Nuestro país se había habituado a esta morfina », comenta Macron, «yo asumo el paso de un tratamiento sintomático a un tratamiento profundo, aunque se tarde más tiempo».