También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Un diputado de la Cámara de los Lores británica dimite por llegar tarde a una sesión parlamentaria

Un diputado de la Cámara de los Lores británica dimite...
Agencias

Parece una broma, pero no lo es. El mito de la puntualidad británica le ha podido costar a un diputado de la Cámara de los Lores su puesto de trabajo. Eso si, por decisión propia. Fue el mismo quien dimitió “por la vergüenza” de llegar tarde a una sesión parlamentaria. Suerte tuvo de que la primera ministra Theresa May no aceptara esta renuncia al considerarla “innecesaria”.

En un día como otro cualquiera en Westminster el secretario de Desarrollo Internacional del Gobierno, Michael Bates, presentaba de repente y sin pleno aviso su dimisión al llegar unos minutos tarde a la Cámara de los Lores y no poder contestar así a una pregunta formulada para él sobre uno de los temas de moda en Reino Unido, la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Ante la sorpresa de los presentes, el diputado conservador ha pedido perdón, ha renunciado a su cargo, ha recogido sus cosas y ha presentado su renuncia al cargo. Antes de todo eso ha señalado “su privilegio” por poder permanecer durante 5 años en su puesto de “Lord” contestando preguntas en nombre del Ejecutivo y ha mostrado lo “absolutamente avergonzado” que estaba por haber tenido esa conducta inapropiada.

Lo curioso es que solo llegó unos minutos tarde y su lugar contestando preguntas lo ocupó un miembro de su grupo de trabajo, algo que no pareció incomodar a nadie allí presente. Las causas de su retraso aún se desconocen, aunque varios medios apuntan a que fue porque calculó mal los tiempos de los discursos previos a la ronda de cuestiones, discursos que la mayoría de las veces se alargan más de lo previsto y no cumplen con los horarios establecidos.

Al final todo ha quedado en una anécdota porque el Gobierno ha rechazado su dimisión. Le agradecen su “habitual sinceridad” pero consideran que no es necesario llegar a estos extremos. Al menos estarán contentos en el Ejecutivo de Theresa May de que alguien se toma su trabajo muy en serio.

Lo más visto