También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
'Herrera a las 8'

"La estrategia de Cataluña es sacar de los nervios al Gobierno de España"

Carlos Herrera en el estudio de la Cadena COPE.
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

"Señoras, señores, me alegro, buenos días...

El cielo va a estar despejado en buena parte del país y lo que no está despejado es el panorama político, absolutamente enturbiado por este asunto que nos lleva de cabeza, informativa y políticamente hablando desde hace mucho tiempo, y que está entrando en la fase decisiva de embudo.

¿Qué novedad hay en el día de hoy? ¿Cuál de las caras del poliedro es la que hoy tenemos que ver? Hoy se habla mucho de la Agencia Tributaria de Cataluña, que un es instrumento que dicen Puigdemont y Junqueras que tienen preparado con setecientos trabajadores para el día siguiente del referéndum, como dan por hecho que lo van a celebrar y que lo van a ganar porque van a votar ellos, empezar a cobrar todos los impuestos a los catalanes.

La Agencia Tributaria que Puigdemont y Junqueras dicen que tienen preparada para el día después del referéndum

La Agencia Tributaria de Cataluña cobra algunos impuestos. Es una agencia, no solo en Cataluña, en más comunidades hay una agencia como esa, y es una agencia que cobra los impuestos propios, los que pone la propia Generalidad, y los que ha delegado en ella el Gobierno central. ¿Y esos cuáles son? El de transmisión patrimonial, el de actos jurídicos documentados, el de tributo sobre el juego. Y luego el que ponen ellos, que es esa cleptocracia en la que no solamente entran administraciones como la catalana, también la andaluza y otras más, que es el de patrimonio y el de sucesión. Esa forma de quedarse con el dinero que no es suyo por el procedimiento del tirón. Gestiona impuestos. Hay unos cuyo dinero se lo queda, y otros cuyo dinero se lo tiene que mandar a la Administración central del Estado.

Pero ahora dice que pretende que usted, ciudadano catalán, en lugar de ir a la Delegación de Hacienda a pagar el IVA, el IRPF o las sociedades o lo que tenga usted que pagar, vaya a la Agencia Tributaria catalana. Primero si la encuentra, porque tiene solamente diecinueve delegaciones. Harían falta, según cálculos de especialistas, unos cuatro mil o cinco mil funcionarios más para poner en marcha una Agencia Tributaria. Y cinco mil además con experiencia, que no es fácil.

Cuidaddo que la responsabilidad puede ser penal, puede haber multas, embargos, etcétera

Hacienda ha dicho que si usted, ciudadano catalán, va a pagar a la Agencia Tributaria, Hacienda da por no pagada la deuda que tenga usted de los impuestos con el Estado. Y aunque usted alegue que ya se lo pagó a los catalanes, a mi eso no me vale. Contra quien va es contra aquel que no declara donde tiene que declarar según la legislación vigente. Cuidaddo que la responsabilidad puede ser penal, puede haber multas, embargos, etcétera. Y, desde luego, el dinero que usted haya pagado a la Agencia Tributaria catalana eso no se lo van a devolver, eso se lo quedan. Así que usted sabrá, que ya es mayor y ya sabe qué hace. 

Hay varias consideraciones en los medios muy interesantes. Yo les citaba un artículo de Victoria Prego en El Independiente que me parece ejemplar, magnífico. En este ha sido valiente Victoria, porque recuerda que esa pretensión de hacer una pregunta dentro de veintiséis días, nada menos, que todavía no se sabe ni dónde, ni en qué urnas, ni con qué papeletas, ni con qué funcionarios, ni con qué garantías, ni con qué nada, es una forma de voluntarismo por cuanto no hay condiciones formales ni materiales para poder hacer esa especie de referéndum, que además es ilegal, no cuenta con garantías, y podrán celebrar algún tipo de pachanga. Pero la pachanga no dejará de ser un fraude. Volverán a hacer el ridículo otra vez, como el 9 de noviembre.

La estrategia es elevar el tono, la insolencia de la ilegalidad, para sacar de los nervios al Gobierno español

¿Cuál es la estrategia? La estrategia es elevar el tono, la insolencia de la ilegalidad, para sacar de los nervios al Gobierno español. Están deseando que el Gobierno español se dedique a decir barbaridades, a anunciarlas, y a planear acciones incluso contundentes, tan contundentes que parezca que entre manotazos y aspavientos vayan a solucionar las cosas.

¿Para qué? Para sacar a la gente a la calle. Primero en la Diada, es necesario en esa Diada dar una demostración de fuerza. Y luego después el día 2 de octubre. Y les diré algo: y si hay heridos, mejor. Porque esto es "vean ustedes, una vez más, los catalanes somos víctimas de un Gobierno dictatorial que no nos deja ejercer la democracia, que para nosotros es poner urnas donde queramos, cuando queramos y preguntar lo que queramos". Que no pareza una sociedad desarrollada, respetuosa con el derecho, etcétera. "No nos deja España".

Es como en 1714, una vez más. Y aquí el pendón de Santa Eulalia y Rafael de Casanova... El Estado no puede perder ese desafío, y no puede perder el control, y no puede caer en determinadas trampas. Hay muchas voces que anelan del Gobierno otro tipo de contundencia. Pero algo me dice que lo más inteligente es no brindar una sola excusa para que del drama se pase a la tragedia. Hay que ser particularmente delicado, porque las puertas de la tragedia se abren enseguida y permanecen mucho tiempo. 

Hay otras cosas en la información de hoy, como que el Gobierno de Baleares tienen que rebajar la exigencia del conocimiento del catalán para acceder a una plaza pública de médico o enfermera. Porque el que no tiene el título de catalán, aunque lo hable, lo que hace el tío es irse donde no se lo pidan. ¿Qué quiere, que sea un buen médico o que hable catalán? No, las dos cosas. Pues las dos cosas hay menos, y al haber menos pues hay servicios que usted no puede garantizar. Con lo cual ya empiezan a estudiar. Darse una ducha de realismo es tan bueno para algunos".

Lo más visto