También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Fin de Semana'

Crsitina: “Puedes proclamar la independencia de Cataluña, pero a cambio te espera la cárcel”

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Muy bienvenido que te estábamos esperando. Ole nuestro cine. Todos a ver ‘La Librería’ de la gran Isabel Coixet que se ha llevado con justicia el premio Goya a la mejor película y el Goya a la mejor directora. Este es un país pequeño, con pocos recursos culturales y empujar adelante las cosas bellas entre todos es una forma de hacerlo mejor y crecer. La segunda triunfadora de la noche fue Handia, la película de Aitor Arregi y Jon Garaño sobre Miguel Joaquín Eléicegui, un gigante que había nacido en Altzo, un hombre del País Vasco y del siglo XIX que llegó casi a los 2 metros y medio de altura se ha llevado nada menos que 10 Goyas. La gala fue larguísima y pesada, parece mentira que la programe gente de cine y el humor más bien zafio todo hay que decirlo. Al menos la ceremonia no contribuyó esta vez a partir en dos la sociedad española porque la causa de las mujeres une a todos, la parte triste de los Goya es que viven alejados de la realidad eso lo que al cine se refiere. Como la prensa el cine fuera de casa va disminuyendo cada vez se ven más películas en el hogar y menos en las salas pero en lugar de empujar las cintas más vistas el festival más importante de la cinematografía española vive de espaldas a las taquillas. Handia en concreto que es una buena película apenas ha sido vista por 90.000 espectadores y ha recaudado en medio milloncillo de eruos; pero es que por ejemplo, una película injustamente no nominada como ‘Perfectos desconocidos’ de Álex de la Iglesia, al que castigan desde la Academia de Cine, ha recaudado 19.000.000 de euros. ¿Cómo es posible que ni siquiera tenga una nominación?. Cuando preguntas qué es lo que ocurre, te dicen que es que Álex de la Iglesia pues tiene muchos enemigos desde que dirigió la Academia de Cine, pues vale éramos pocos y parió la abuela, un país pequeño, insisto, 47.000.000 de habitantes sin demasiados ingresos con una industria reducida que se dedica a pelearse y a echarse malas palabras y que en lugar de construir conjuntamente se divide y se divide y se divide; bien pues así estamos.

En Cataluña pasa lo mismo la película poco vista quiere los Óscar, Carles Puigdemont perdió las elecciones frente a Inés Arrimadas y está perseguido por la Justicia por dar un golpe de Estado pero él sigue exigiendo a los suyos que Cataluña siga sin Gobierno y con el 155 mientras no le elijan a él presidente de la Generalidad. La Esquerra Republicana ya ha dicho que elegiría otro candidato, pero la que fuera furibunda inquisidora del sistema educativo independentista Clara Ponsatí, huida también a Bruselas con su jefe e investigada por la Fiscalía por el golpe de Estado se ha quedado tan ancha diciendo que si no se pone a Puigdemont de presidente es preferible hacer otra vez elecciones. Sí, claro, para ti que probablemente vives en el casoplón ese que ha puesto Puigdemont en Waterloo, pero para los catalanes que viven en la incertidumbre, cuyas empresas pues van disminuyendo paulatinamente, que se tienen que ir de la zona con una enorme incertidumbre en el consumo, pues son consideraciones bastante más graves. Qué falta de sentido común entre tanto desatino se alzaba ayer la voz sensata de ese catalán grande Manuel Valls que fuera primer ministro francés y que tanto nos ayudó a luchar con París contra el terrorismo de ETA por esa razón recibió ayer merecidamente el premio de la Fundación Gregorio Ordóñez en una importante ceremonia que contó con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el expresidente José María Aznar para vergüenza de la decencia se produjo una clamorosa ausencia de representantes del Gobierno vasco. Otra vez la división española mal no perdió canción de criticar los populismos que han vuelto Europa y en concreto a Cataluña y reivindicó la Constitución como línea roja. Efectivamente puedes proclamar la independencia de Cataluña pero a cambio te espera la cárcel y cuando te digan que eres preso político di no, no, no; estoy aquí en el trullo por haber roto España, es el caso de Junqueras es el caso de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart y espero que en breve sea el caso de Puigdemont y de sus adláteres en Bruselas.

La locura recurre al continente europeo desde luego y el ejemplo patente se ha encarnado ayer en Italia al mediodía donde un joven de 28 años es candidato del partido también nacionalista, en realidad,  de la Liga Norte italiana ha sacado una  pistola contra un grupo de inmigrantes africanos y herido a 6 de ellos. Después de la hazaña hizo el saludo fascista. Así estamos, por un lado los nacionalismos excluyentes, por otro los partidos de ultraderecha menudo futuro el que nos espera.

Een Ecuador tienen hoy elecciones y se dirimen cosas importantes que en definitiva también nos afectan porque no solamente los ecuatorianos establecen si Correa puede o no perpetuarse en el poder que es lo que quiere eliminar los límites a los mandatos presidenciales e instaurarse en la línea Bolivariana, en el poder, en el fondo, lo que están diciendo los ecuatorianos es y otro país más se somete a los criterios que vienen sojuzgando a Cuba a Venezuela y a tantos otros y que tienen sus ecos a través de partidos cómo Podemos en países de la Unión Europea.

Lo más visto