También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
'Mediodía COPE'

"Los okupas abrieron la puerta de mi casa y me maltrataron"

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

“Nos han robado la casa”. Así respondió Sebastián a su mujer cuando le preguntó por qué no se había quedado a dormir en Barcelona después de ir a la visita de su médico.

Sebastián había acudido a la consulta de su cardiólogo en el Clínic de Barcelona algo que hace de manera regular desde hace 20 años tras una operación de corazón. Sebastián tiene 67 años y vive ahora con su familia en el Vallés Oriental, cerca de Granollers, pero mantiene su pequeña vivienda de toda la vida en el barrio del Raval de Barcelona.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

Es un piso de 35 metros con muchos recuerdos de su vida y que pagó con su trabajo y su esfuerzo de muchos años.

En 'Mediodía COPE' Sebastián Salvadore relata que aquel fatídico día “decidió pasase por su  piso para recoger la correspondencia cuando de repente se encontró con la puerta forzada y la cerradura cambiada”.

Lo primero que se le pasó por la cabeza es que habían entrado okupas. No era la primera vez. “La vez anterior llegué y me encontré la luz encendida, me dio miedo,  llamé a unos policías que pasaban por el barrio y me acompañaron. El piso estaba abierto, pero no habían cambiado todavía la cerradura, así que llamé a un cerrajero y la cambié. Puse una denuncia que no prosperó”.

Esta segunda vez no ha tenido tanta suerte. “No me atreví a entrar por lo que fui a la comisaría de policía más cercana. Me desaconsejaron que pusiera una denuncia y me recomendaron que llegara a un pacto con ellos con el fin de sacarles de la casa y cambiar la cerradura. Si no llegaba a ese pacto me dijeron que llamara al 112, algo que tuvo finalmente que hacer "intenté hablar con ellosMe abrieron la puerta pero me maltrataron y me empujaron". Entonces fue cuando llamó al 112.

Sebastián asegura que estaría dispuesto a llegar a un pacto con ellos si fueran gente normal, “pero no lo son”, concluye.

Lo más tremendo del caso es que al no tratarse de su vivienda habitual no se considera un allanamiento con penas de hasta tres años de cárcel y una tramitación judicial más rápida pero en este caso sería una usurpación con lo cual la pena es más leve y la sentencia puede tardar una media de nueva meses.

Lo más visto