También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Mediodía COPE'

Miles de investigadores de excelencia denuncian contratos precarios

Científicos piden al Gobierno que no se acuerden de ellos solo “cuando hay una enfermedad”

 

En apenas unos 20 metros cuadrados, entre líquidos, microscopios y ordenadores un grupo de investigadores intenta mejorar la vida de los enfermos de cáncer. Es el laboratorio de Epigenética que se afana desde hace nueve años en estudiar, entre otras cosas, cuándo un paciente necesita un tratamiento oncológico y cuál es la mejor manera de aplicarlo. Se llama investigación traslacional. Estudian la resistencia a los tratamientos de quimio y radio a partir de la genética. Averiguan entre otras cosas si un paciente con cáncer de pulmón que recibe quimioterapia, debe recibir después radioterapia. Cuando Inmaculada con dieciséis años perdió a su hermana por un tumor, quizás se consagró sin saberlo a la investigación clínica, esa que se hace a pie de cama en un hospital.

Es en el Instituto de Investigación Sanitaria de la Paz donde Inmaculada Ibáñez lidera un equipo de siete investigadores, con tres patentes presentadas, una de ellas en explotación, y dirigiendo cuatro tesis doctorales. Desarrolla cuatro líneas de trabajo sobre cáncer de pulmón, ovarios y tumores cerebrales. Es investigadora principal de tres proyectos públicos y dos privados, además de un proyecto público de excelencia como colaboradora. Maneja un presupuesto de un millón de euros, y a pesar de esta dedicación, en diciembre podría perderlo todo si no le renuevan su contrato, porque después de nueve años sigue siendo temporal.

ctv-7hf-20171009 133521

Esta realidad que vive Inmaculada afecta a miles de científicos de excelencia en toda España. Sólo en la Comunidad de Madrid trabajan 1.300 investigadores en organismos públicos y que hasta el viernes podían quedarse en la calle. El pasado viernes el Consejo de ministros aprobó una modificación de la Ley de Ciencia para permitir concatenar contrato temporales.

Juan Ángel Fresno, es también investigador en el IDIPAZ y además Presidente de la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios: “En todos estos centros de excelencia se trabaja a un enorme nivel científico, pero son gigantes con pies de barro, son científicos de alto nivel que realizan su labor en una estructura de temporalidad del 90 y 80%. Lo que se pide no es algo que no tengan el resto de los trabajadores”.

Si no llega a aprobarse “este parche”, el 31 de diciembre Inmaculada estaría en la calle. La semana pasada no podía ni dormir pensando en lo que iba a pasar. “Mi gran pasión en la vida ha sido la investigación y pensar que se te puedes venir abajo con todas las responsabilidades que tienes... Lo más duro fue sentarme con mi equipo y contarles la situación de que podría no estar en diciembre, y que intentaría que estuviera otro investigador que pudiera poner su nombre para que pudieran terminar sus tesis, para mi fue muy duro” asegura emocionada.

ctv-uyy-20171009 132504

Juan Ángel asegura que llevan además dos años negociando con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para evitar que esto pueda pasar en más centros. Desde la dirección del Hospital La Paz hay voluntad para solucionar esta incongurente temporalidad que nos podría a la larga quedarnos sin mucho. Por un lado una generación de grandes científicos como Inmaculada que ostenta una beca Miguel Servert reservada a currículums de mucho nivel, pero también a quedarnos sin una generación de investigadores “están preparando sus tesis, si cierras un laboratorio con unas líneas de investigación te quedas sin futuros investigadores, sin Ciencia. Un parón de un año en un laboratorio es un retroceso de diez”. Y ya sabemos cual es la salida, un billete de ida sin vuelta a países que saben que invertir en la Investigación es fundamental: “Irte fuera de España es positivo en un momento de tu vida, por ejemplo cuando terminas la tesis porque te enriquece, pero si quieres volver a tu país a ejercer....” Es lo que hizo ella cuando terminó la carrera: “Pero ahora mismo no he pensado en irme, con siete personas a mi cargo, cuatro están con sus tesis y además con financiación, lo que significa que tienen un contrato que les permite pagarse su vida en Madrid, muy mal se me tendría que dar como para irme.”

Si eso ocurre Juan Angel recuerda que no es un fracaso del investigador, sino “un fracaso del sistema que no sabe retener ese talento de excelencia.”

Inmaculada se emociona al hablar de su equipo al que involucra lo máximo en las investigaciones, les hace partícipe de sus patentes, “son como una parte de mi familia”. Sobre el mueble de las carpetas hay una foto de la Reina Sofía, la invitó a conocer su trabajo y la reina hemérita acudió sin dudarlo después de conocerla, porque a Inmaculada hay pocas cosas que se le pongan por delante “Queremos que se sepa esta situación por la que estamos pasando. Iba en el coche y solo hablábais en la radio de Cataluña y pensé que hay más problemas, mucha gente tiene otros problemas, y dije “Siri llama a COPE” y mira, hoy estás aquí. Gracias.”.

Lo más visto