También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Atletismo | Mundiales en pista cubierta

Mechaal, a la final del 3.000; De Arriba y Ordóñez, en la final de 800; Husillos, a la final de 400 con récord de España

El atleta español finalizó en tercera posición en su serie y se clasificó para la final de los 3.000 metros de este domingo con un tiempo de 7:43.83. En los 400 metros todos los participantes de una eliminatoria fueron descalificados por pisar fuera de su carril. El salmantino Álvaro de Arriba y el leonés Saúl Ordóñez se metieron en la final de 800 metros. Husillos, a la final de 400 con nuevo récord de España.

Mechaal
Adel Mechaal marcó el tercer mejor tiempo en su serie. | Reuters
  • EFE

Adel Mechaal, campeón de Europa y de España de 3.000 metros, se clasificó con gran autoridad para la final de los Mundiales en pista cubierta al terminar tercero con un tiempo de 7:43.83, dejándose ir en los últimos metros de la primera serie, controlada por dos etíopes.

Mechaal llegaba a Birmingham instalado en el quinto puesto del ránking mundial del año con un registro de 7:40.14, sólo por detrás de los tres etíopes -Selemon Barega, Hagos Gebrhiwet y Yomif Kejelcha- y del marroquí Abdalaati Iguider.

El discípulo de Antonio Serrano tenía, no obstante, a dos de los etíopes -Gebrhiwet y el defensor del título Kejelcha- en su carrera, la primera, que valía por toda una final, a la que pasaban los cuatro primeros de cada serie y cuatro más por tiempos.

El alemán Clemens Bleistein marcó la pauta en el primer mil (2:41.02) y aguantó en cabeza cuatro vueltas más, hasta que los etíopes abandonaron la cola del grupo para tomar posiciones antes de pasar el segundo kilómetro en 5:17.67.

Kejelcha tomó el mando a partir de ahí, cerrando el paso al español cada vez que este intentaba adelantarlo, pero Mechaal se puso a su rebufo y sólo cedió una plaza en los últimos metros, cuando ya se sabía en la final. Sólo Kejelcha (7:42.83) y Gebrhiwet (7:43.55) llegaron antes que Mechaal (7:43.83). La final masculina de 3.000 metros se disputará el domingo a las 16.35 horas.

La granadina Laura Bueno, única velocista española presente en los Mundiales en sala de Birmingham, ha sido eliminada en la primera ronda de 400 metros con una marca de 53.66 segundos.

Por primera vez en un Mundial (en sala o al aire libre), la granadina Laura Bueno, actual campeona de España, salió en la segunda serie con una marca de 53.10, su récord personal pero sólo la quinta entre seis, de forma que la clasificación era muy complicada.

El hecho de partir por la calle uno, con la curva más cerrada, dificultaba todavía más la empresa para la campeona española, que llegó al 200 algo descolgada del tren delantero y terminó quinta. A la siguiente carrera ya quedó descartada también para las seis plazas disponibles de repesca por tiempos. 

Por primera vez en la historia del atletismo, según confirma la IAAF, todos los contendientes en una serie han sido descalificados por infringir el reglamento.

El hecho insólito ha ocurrido en la tercera serie de 400 de los Mundiales en sala de Birmingham, en la que los cinco atletas pisaron fuera de su calle. El jamaicano Steven Gayle, el catarí Abdalleleh Haroun, el letón Austris Karpinskis, el bahamés Alonzo Russell y el gran favorito, el granadense Bralon Taplin, pasarán a la historia por haber cometido una infracción múltiple sin precedentes.

No fueron los únicos descalificados. En la quinta serie también corrió igual suerte el costarricense Nery Brenes, campeón mundial de 400 metros bajo techo en 2012 con récord de los campeonatos (45.11), que también pisó fuera de su carril.

Brenes partió por la calle tres con una marca de 46.50 este año, la tercera entre los cuatro contendientes, pasó en cabeza el 200 en 21.86 y venció sin problemas con un tiempo de 46.58 segundos, pero había invadido la calle interior y fue descalificado.

El palentino Óscar Husillos, plusmarquista español de 400 metros en pista cubierta, y el toledano Lucas Búa se clasificaron este viernes para las semifinales de los Mundiales de Birmingham con marcas respectivas de 46.51 y 46.96.

Husillos, sobre el papel candidato a finalista con aspiraciones de podio por su marca del año (45.86, la sexta entre todos los participantes) salió en la sexta y última serie conociendo exactamente el registro que necesitaba para ganarse el puesto en las semifinales de esta misma noche.

El palentino se batió por la calle libre y la ganó, de forma que, tras pasar el 200 en 21.66, no tuvo problemas en el último giro. Miró atrás en la recta y no venía nadie. Venció con 46.51, seguido de dos ilustres: el checo Pavel Maslak (46.80), dos veces campeón mundial, y del dominicano Luguelín Santos (46.83), subcampeón olímpico en Londres 2012, que también pasó por tiempos.

Husillos se sabe con opciones de "hacer algo bastante grande", según confesión propia, después debatir este año, sucesivamente, los récords nacionales en sala de 300 (45.92, el 20 de enero en Salamanca), 400 (45.86, el 8 de febrero en Madrid) y 200 (20.68, el 17 de febrero en Valencia).

Con una marca de 46.59 este año, Lucas Búa fue el primer español en comparecer en la pista del Birmingham Arena, para dirimir la primera serie del 400. La suya era la cuarta marca entre los cinco contendientes y sólo pasaban directamente dos por serie, más seis en la repesca.

El toledano tomó la calle libre en cuarto lugar, un par de metros por detrás de un trío delantero encabezado por el trinitense Deon Londore (21.62 en el 200), y en los últimos metros arrebató la tercera plaza al dominicano Juander Santos (hermano del subcampeón olímpico Luguelín) antes de cruzar la raya en 46.96.

El salmantino Álvaro de Arriba y el leonés Saúl Ordóñez se metieron en la final de 800 metros de los Mundiales en pista cubierta, el primero como vencedor de la primera serie con récord personal (1:45.44) y el segundo por tiempos como tercero en la segunda carrera (1:47:11).

De Arriba, encuadrado en la primera serie, llegaba en un estado de forma excepcional -"al 200 por 100", dijo-, con una marca de 1:45.53 conseguida el 3 de febrero en su tierra, Salamanca, con la ayuda de una liebre de lujo, Manuel Olmedo.

El salmantino es el único de la selección española que ocupa puesto de podio en el ránking de los participantes en Birmingham: tercero, sólo por detrás del keniano Emmanuel Korir y del estadounidense Donovan Brazier. La baja del primero, por no tener el visado a tiempo, reforzaba sus opciones.

El egipcio Hamada Mohamed salió a tumba abierta (24.71 el 200, 50.32 el 400). De Arriba, con frialdad pasmosa, permaneció al fondo del grupo hasta el 600, pero en el último 100 surgió incontenible y terminó ganando con 1:45.44, récord personal pese a estar algo constipado, según confesó después de la carrera.

En la segunda serie compitió el ponferradino Saúl Ordóñez, repescado por la IAAF para los Mundiales gracias a su marca de 1:46.96. Los dos primeros de cada serie -y dos más por tiempos- pasaban a la final sabatina, y el leonés sólo ganaba, por marca del año, a un rival, pero se trataba nada menos que del burundés Antoine Gakeme (Playas de Castellón), actual subcampeón del mundo en sala.

El berciano, actual campeón de España al aire libre, se puso a la espalda de Gakeme, que pasó el 400 en 53.26, mucho más lenta que la primera serie. Ordóñez aprovechó el rebufo del favorito, el polaco Adam Kszczot, que salió de atrás en el penúltimo giro, y aunque el leonés cedió la segunda plaza en el último instante, se metió por tiempos en la final, tercero con 1:47.11.

La final de 800 se disputará este sábado a las 20.35 hora peninsular española.

La soriana Marta Pérez, debutante en unos Mundiales bajo techo, quedó eliminada en las series de 1.500 al clasificarse cuarta en la primera con un tiempo de 4:09.90 insuficiente para entrar en la final por repesca.

El palentino Óscar Husillos se metió en la final de 400 metros de los Mundiales de atletismo en pista cubierta y batió, de paso, por segunda vez este año el récord de España al ganar la segunda semifinal en 45.69.

Lo más visto