También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Se disputará en el Estadio Zorrilla el 26 de mayo

Final vallisoletana en la División de Honor de rugby

El Silverstorm El Salvador logró este domingo pasar a la final de la División de Honor de rugby, donde se enfrentará al otro equipo vallisoletano, el VRAC Quesos Entrepinares, tras imponerse, con mucho sufrimiento, y a través de los golpes transformados por Katz, a un luchador Alcobendas.

Imagen de la final de la Copa del Rey de...
Imagen de la final de la Copa del Rey de Rugby El Salvador-Vrac | EFE
  • cope.es
  • EFE

El Silverstorm El Salvador logró este domingo pasar a la final de la División de Honor de rugby, donde se enfrentará al otro equipo vallisoletano, el VRAC Quesos Entrepinares, tras imponerse, con mucho sufrimiento, y a través de los golpes transformados por Katz, a un luchador Alcobendas.

La tensión se notó desde el inicio, con dos equipos que saltaron al terreno de juego con ansiedad y con miedo a arriesgar, lo que derivó en un desarrollo poco vistoso y muy trabado. El juego a la mano era prácticamente nulo, con muchos errores en uno y otro equipo, que impedían el avance.

La iniciativa en el marcador la tomó el Alcobendas, con un golpe de castigo tras un avant cometido por Gonzalo Núñez que pasó Linklater en el minuto 9, pero los vallisoletanos tardaron solo dos minutos en empatar el encuentro, con otro golpe de castigo que transformó Katz.

En el minuto 17, El Salvador hilaba una buena jugada ofensiva que acabó en ensayo de Kacilala, pero el colegiado lo anuló por avant, aunque señaló golpe de castigo que, de nuevo, se encargó de transformar Katz para adelantar a los locales (6-3). Sin respiro, el Alcobendas lograba llegar rápidamente a la línea de 22 blanquinegra y Mateu aprovechaba el espacio para anotar un drop.

El dominio territorial correspondía al Silverstorm, y también se mostraron más efectivos en las touch pero no eran capaces de finalizar con solvencia las jugadas, ante la defensa visitante y, además, cometieron fallos defensivos que permitieron a Linklater disponer de un nuevo golpe de castigo para establecer el 6-9 con el que se llegaría al descanso.

Tras la reanudación, el encuentro siguió el mismo derrotero, con dos equipos luchando al máximo para buscar los puntos en cada jugada y aprovechar los errores del rival, en los pases -numerosos avant lastraron el juego de los locales-, en las melés o en la disputa de los ruck.

Katz fue el seguro de vida de los vallisoletanos, ya que anotó dos drop consecutivos que dieron la ventaja a su equipo (12-9) y, aunque Linklater se encargó de empatar de nuevo con otra transformación por golpe, el apertura inglés se apuntó un nuevo golpe para dar el control a El Salvador (15-12), en el minuto 73.

No sería el último, ya que un nuevo golpe dejaban en las botas de Katz la posibilidad de ampliar la renta y, de nuevo volvió a demostrar su fiabilidad para dejar el resultado en el definitivo 18-12, que daba el pase a la final al Silverstorm El Salvador, que se disputará en el estadio José Zorrilla el 26 de mayo.



El VRAC Quesos Entrepinares se clasificó, con total autoridad, para disputar la que será su séptima final de liga consecutiva, tras arrollar este sábado sin contemplaciones a un luchador Senor Independiente que nada pudo hacer ante un rival con las ideas muy claras y que dominó todas las facetas del juego.

Ya en el minuto 6, Mateu abría el marcador para los vallisoletanos, con el primer ensayo del partido, que transformó el siempre seguro Griffiths para poner el 7-0. Y, sin tiempo para que los cántabros asumieran ese inicio, en el minuto 10, fue Wessel-Bell el que se libró de la zaga visitante para volver a ensayar.

Griffiths no falló tampoco, y así el Quesos conseguía una ventaja de 14-0, dejando al Senor Independiente sin capacidad de reacción ante un equipo que salió en tromba y que dejó claro, desde el primer minuto, que iba a por la final, desplegando todas sus armas y sin intención de ceder ningún punto.

Antes del descanso, Griffiths ampliaría la renta local con la transformación de un golpe, para dejar el resultado en 17-0, lo que obligaba a los de Santander a tener que hacer un esfuerzo titánico en la segunda mitad en busca de la remontada, lo que implicaba centrarse en el plano ofensivo.

Pero el VRAC no estaba dispuesto a dejar ningún hilo suelto y mostró su consistencia defensiva para impedir al Senor Independiente acercarse con peligro a la línea de 22 metros, al tiempo que aprovechaba cualquier error del conjunto visitante para abrir la brecha, lo que hicieron Wessel-Bell y Griffiths, con sus tiros a palos.

Con el 27-0, poco podía hacer el cuadro santanderino, aunque nunca dejó de luchar, lo que trajo consigo el único ensayo del Senor, con Joaquín Domínguez como protagonista. Y si bien el partido estaba resuelto, el VRAC siguió ampliando las diferencias hasta llegar al 44-5 con el que finalizó el mismo.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado