También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Vecinos de Sigüés expropiados por Yesa deberán entregar las llaves de sus viviendas el 18 de octubre

CHA ha criticado duramente la situación y ha denunciado las “gravísimas afecciones al municipio por las obras de recrecimiento de Yesa"

expropiaciones Sigüés
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

En los próximos días, los vecinos dueños de viviendas y naves expropiadas por el recrecimiento de Yesa en la localidad de Sigüés deberán entregar las llaves para que sean derribados. Algunas de las viviendas expropiadas están ocupadas y se derribarán para continuar con los trabajos de recrecimiento del embalse. Ante esta situación, CHA ha querido denunciar a través de una nota de prensa la actuación del Ayuntamiento de Sigüés que a su juicio “no ha defendido los intereses ni del territorio ni de los vecinos y vecinas frente a las consecuencias desastrosas del recrecimiento de Yesa”. Recuerda que, el pasado 3 de octubre, tuvo lugar una reunión en el ayuntamiento para informar acerca de las próximas actuaciones de la CHE en el municipio siendo esta “la primera reunión en años puesto que la última tuvo lugar cuando se aprobó la declaración de impacto ambiental del proyecto”.

“En su momento”, dice el texto, “no se informó de las expropiaciones que iban a sufrir los vecinos por la construcción de un muro para formar una lámina de agua, rellenando el espacio que quedará entre ese muro y el pueblo.”

En febrero de 2011 empezaron a llegar las cartas de ocupación.

CHA considera que “parece razonable pensar que la construcción del muro sería una de las últimas actuaciones a desarrollar, puesto que en el tramo de autovía de la A21 que cruzará el tramo inundable no está construido, pero para la CHE la ocupación y derribo de las viviendas se ha convertido en una prioridad. 

La formación nacionalista tiene claro que “el entorno va a sufrir mucho puesto que se contempla la canalización del río Escá y de todos los barrancos y a ello hay que sumar que con la construcción del muro habrá que elevar las aguas fecales y el municipio no cuenta, de momento, con depuradora”. 

CHA finaliza su argumento subrayando que “esta es la herencia de Daniel Salinas, alcalde durante 37 años, en un municipio que bajo su gestión ha pasado de casi 400 censados a menos de un centenar”.