También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'La Mañana Fin de Semana'

Fernando de Haro: "Alaska responde a Puigdemont: ¿A quién le importa?"

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Tozudez, resistencia a aceptar la realidad, nula voluntad de escuchar las voces que le piden que dé un paso atrás. ¿Adivinan de quién vamos a hablar? Pues no, esta vez se equivocan, en esta ocasión no vamos a hablar de Puigdemont, pero no se han quedado muy lejos. El protagonista esta mañana no es el vecino de Waterloo pero sí alguien que está muy cerca, la ex consejera de Educación, Clara Ponsatí, fugada como él de la Justicia, que desde Bruselas dice no arrepentirse, como Alaska en aquel ya lejano 1984. Dice que prefiere repetición de elecciones. Clara Ponsatí, que ha renunciado a su acta de diputada, le responde a Junqueras: pero hombre que es eso de una presidencia simbólica y otra real, ni un paso atrás, prietas las filas, no nos arrepentimos, no estamos dispuestos a acatar al Constitucional.. ¿A quién se le ocurre? Mejor repetir elecciones, mejor tener todo empantanado, mejor estar pendientes del casoplón de 4.400 metros cuadrados de Puigdemont. Mejor que las pernoctaciones en Cataluña hayan disminuido un 10 por ciento mientras que en el resto de España se han incrementado un 3 por ciento. Mejor que la construcción siga cayendo en Cataluña como siguió cayendo en septiembre y en octubre. Mejor que haya bancos como el Sadabell que dicen que no quieren volver. Mejor que se repitan las elecciones, mejor que los catalanes no se puedan sentar en una mesa y mirarse a los ojos. A Ponsatí, a estas alturas se le podría responder con otra canción de Alaska: ¿a quién le importa lo que digan ella y Puigdemont? ¿A quién le importa a esta alturas que la señora Clara Ponsatí pida repetición de elecciones cuando toda ERC y buena parte del PdeCat quiere deshacerse de Puigdemont?

La señora Clara Ponsatí, en su momento, se enfadó mucho porque el Ministerio de Educación quisiera apartarla de la Cátedra Príncipe de Asturias de la Universidad Georgetown de Washington por defender la independencia. Ponsatí utilizaba una cátedra con el nombre del sucesor o sucesora del Jefe del Estado, del Rey, para defender la secesión. Ocupó la cátedra y hace unos meses reconocía en una rueda de prensa que tenía poca práctica hablando español.

Lo que dice a estas alturas Ponsatí y su jefe, el vecino de Waterloo parece que le importa ya poco a los “independes”. Joan Tarda, que se ha convertido en la gota malaya de Esquerra, ha vuelto a pedir la cabeza de Puigdemont.

La réplica clara, rotunda, a Ponsatí, se la dió ayer Manuel Valls. El exprimer ministro francrés, recogió el Premio Gregorio Ordóñez de la mano de Ana Iribar, viuda del concejal donostiarra del PP asesinado por ETA hace 23 años, en un acto celebrado en San Sebastián. Valls defendió la necesidad de mantener una cooperación antiterrorista entre Francia y España hasta la derrota completa de ETA, derrota que tiene que ser política y cultural. Valls, habló por boca de la tradición republicana francesa, revindicando el valor del Estado Constitucional. Una Constitución que según Ponsatí no merece la pena obedecer.

Lo más visto