También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Cáritas Mallorca ha atendido a siete mil personas

El Obispo de Mallorca pide un cambio de modelo económico y social para acabar con la precariedad

Cáritas Mallorca ha acompañado en 2017 a casi 7 mil personas, un 12 por ciento menos que en 2016. Ha invertido más de 3,2 millones de euros en diferentes proyectos sociales, ayudando a cubrir necesidades básicas, encontrar trabajo o una vivienda. Más del 75 por ciento de las personas ayudadas son personas activas pero el 57 por ciento están en paro. 

El Obispo de Mallorca pide un cambio de modelo económico...
  • Julene Valdés

Cáritas Mallorca ha presentado la memoria anual de 2017 con datos que no llaman a la esperanza. Con contratos precarios, dificultades para acceder a una vivienda y una pobreza cronificada en numerosos casos, nos enfrentamos a un sistema en el que la precariedad ya se entiende como un modo de vida. Es cierto que Cáritas ha registrado un descenso de casi el 12 por ciento en el número de personas a las que han tenido que acompañar y que se ha situado cerca de las 7 mil. Pero el reparto de las ayudas ejemplifica la crudeza de muchos casos. El 46 por ciento de las ayudas se destina a necesidades básicas como alimentos, ropa o productos de limpieza. Un 34 por ciento de las ayudas se destinan a búsqueda de trabajo y un 28 por ciento de los recursos van a parar a poyo a la educación de los niños ( guarderías, comedor, actividades de refuerzo etc.). El obispo de Mallorca, monseñor Sebastià Taltavull, reconoce que hay familias que con 400 euros tienen que pasar el mes, algo imposible. Por eso pide un cambio de modelo de sociedadalgo que también exige el papa Francisco, con una mayor implicación de políticos y empresas.

El 60 por ciento de las personas atendidas por Cáritas Mallorca son mujeres y principalmente se trata de jóvenes de entre 30 y 45 años. Mientras, el porcentaje de españoles atendidos es del 43 por ciento. Cáritas ha ingresado en 2017 unos 4 millones 65 mil euros, un 17 por ciento más que en 2016 debido al aumento de las donaciones. El obispo de Mallorca, monseñor Sebastià Taltavull, cree que todos, aunque sea con pequeños gestos, debemos de ayudar a quienes lo necesitan. Afirma que le emociona ver que hay niños que dan sus regalos de comunión a entidades sociales y familias que el dinero que destinarían a una celebración se lo dan a Cáritas. Recuerda monseñor Sebastià Taltavull que la Iglesia recomienda que las celebraciones como las bodas sean austeras para que el dinero no se derroche y se pueda repartir. El objetivo nunca debe de ser guardarlo para acumular fortuna.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado