También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 10/02/2017

La tranquilidad de Francisco

Las palabras del Papa Francisco en su encuentro con Superiores de las Congregaciones Religiosas, que ha reproducido la revista de los jesuitas La Civiltà Cattolica, han colocado en el centro de atención mediática la denuncia sobre la existencia de la corrupción en el Vaticano. Francisco practica un ejercicio evangélico de realismo que no mira para otro lado ante los pecados y las incoherencias de los hombres, también de quienes prestan sus servicios a la Iglesia universal. Pero conviene escuchar todo lo que dice, también sobre este asunto: en una reciente entrevista señalaba que dentro de los muros vaticanos abundan los testimonios de santidad, a los que casi nadie suele referirse. La propuesta de reforma de la Iglesia pasa en primer lugar, como ha repetido el Papa en varias ocasiones, por la conversión de cada uno. Francisco no se queda en la denuncia de la corrupción, sobre la que se ha hablado en los medios hasta la saciedad. Él no se “lava las manos como Pilatos” ante esa infidelidad que daña a todo el cuerpo de la Iglesia y que ha hecho sufrir a los papas, recordemos especialmente a Benedicto XVI. Francisco se muestra tranquilo ante este panorama que agita, un poco artificialmente, los titulares de la prensa. Los límites y pecados de los hijos de la Iglesia no le hacen perder la paz, que nace de la oración anclada en la lectura de la Biblia, de la liturgia de las Horas, de la Misa diaria y el rezo del rosario. Un camino sencillo al alcance de todos, para estar en pie en medio de las dificultades de la historia.

Lo más visto